jueves, febrero 02, 2017

Te he buscado...

Te he buscado. Sí, en la incertidumbre de arboledas retorcidas por un viento incesante. Cae la tarde  Pegasus impregna los cuerpos a la intemperie con el suceso de las jornadas difuminadas bajo un jardín invisible. Te busco, no sé, en la memoria de los sueños de la nada esparcidos bajo mis manos temblorosas saboreando un garabato.  Escribo, dibujo, plantó mi faz sobre acantilados de papel que hago añicos a medida que te me apareces como imagen inalcanzable, intocable, infinita tras los pasos perdidos en los pozos oscuros de una vieja espera. Te he buscado en las entrañas de mis ojos que sirven al silencio de tu nombre ¡tú nombre¡ espesura repartida en las venas inflamadas cuando galopo a través de la bruma de tus sentidos. Luz que llega, que enloquece, que enhebra las zancadas adustas al encuentro. Viajo por llanuras donde el frío se hace humano y me abraza…y me abraza con la ternura de un adiós. Un gato muerto se cruza en mi camino, un gato verde y amarillo cuyo desamparo me hace balancearme en la duda.  Te he buscado, que más decir, escucho el desgarramiento de una esperanza dormida, indómita, palidecida en el taconeo de los años. Ya no más emerger entre las cenizas del desencuentro, ya no más borrascas imparables tras la senda del vacío. Te he buscado…

1 comentario:

Luis Leon Barreto dijo...

Dunia: siempre con tus atmósferas misteriosas, a veces inquietantes. Siempre adelante