sábado, octubre 21, 2017

la playa

La playa y en ella una avenida. Alguna música suena a lo lejos. Dos hombres que se encuentran.


E:
Mira mis manos. Sí , estas manos de unas tierras extrañas para ti. Por si no lo sabías habitamos la misma esfera pero con distinta condición. Te las enseño por en ellas se refleja el sudor, el penar de años, de siglos  reposadas en ellas. No me mires así, como algo marginal a tus ideas. No, no sé escribir. No he ido a la escuela, es más, del lugar que vengo no existen solo la enseñanza de la vida, de los ancianos que habitan mi pueblo. Ellos dicen que algún día cuando el sol sea lamido por la luna todo cambiará, seremos iguales. Sí, iguales ante la muerte. Nuestros huesos sean gemelos , nuestro espíritu habitará en la sonoridad de este mundo. Yendo, viniendo en cada recuerdo de nuestros amigos. No te acercas, no quieres darme la mano. Mira tus manos…por favor míralas y cierra los ojos. Dime lo que sientes, lo que te transmito a lo mejor no mucho más que las tuyas , iguales pero finas, cuidadas.
H:
No, no te tocaré. Mi mente esta concertada con el repudio, con la fuerza brutal de echarte. Sí, vete de aquí de dónde has venido. Este lugar es tranquilo y ahora ustedes. Sí ustedes vienen con los hombros de la miseria, de la incertidumbre a estas tierras ricas en su crecer y crecer. No, no te tocaré. Márchate ya, molestas. Me siento incomodo ante tu presencia. Yo no puedo hacer nada. Solo proteger mi ciudad, mi país.
E:
Mis manos. Ni te atreves ha obsérvalas. Sientes miedo al qué dirán. No eres valiente, la cobardía te ampara a ti y a muchos. Pero no me iré. Quiero aprender de lo que no tuve oportunidad. Soy mayor, muy mayor. Las canas surcan por mi rostro, dolido ante tu negativa, ante el ayer, ante el presente.
H:
Vete ya, vuelve a tu pueblo. Deja está sociedad que sigua su senda alejada de todo mal, de todo harapiento como tú.
E:
Duras tus palabras. Me dices harapiento. Yo no soy vagabundo del aire que respiras, ese aire el mismo que el mío. Me iré….sí, como preso de tus sentidos, erróneos, fatigados. Vuelvo a mi casa, hace frío, es otoño. Le diré a mi pueblo que todo es falso…sí, eso que dicen de una vida mejor. No soporto el odio de tu mirada, tu repugnancia ante mis manos. Déjalo ya, me voy. Aislado en la cárcel de los sueños, en lo que cuentan.         


Y se va como defensa de su tierra. Penetra en el oleaje calmo y desaparece cuando una pardela lo llamo. El otro retorna a la venida con el pecho inflado de que algo anda mal. Su razón lo lleva a la impotencia. Mira por un momento a la orilla, el ya ha desaparecido. Todo tiene que cambiar, se dice. 

Astros..



Astros condicionando la deriva
Por tierras arrojadizas a la infertilidad
De sus manos
De sus corazones
De sus pensamientos cansados.
No, no son extraños,
Son el eco de nuestras huellas
En el paso de la rutina
Colmada de vacío.
Ahí vienen, hijos de nuestras entrañas,
De la única luz de esta atmósfera
Sombra de este mundo.
¡Bienvenidos¡
Abrazo de hermanos enraizados
A los huesos pilares de nuestros andar
Por el auge de la madre tierra.
¡Bienvenidos¡
Todos, en la unión de los sueños
Libres, esperanzados, pacíficos.

viernes, octubre 20, 2017

El descanso...

El descanso.
Sueños efímeros.
Cuerpos avanzan en la sed.
Perdida luna.
Y ¿Tu?
Gélida boca espantada
De los sucesos de la jornada.
Cuelgas tus hombros,
Tus piernas, tus manos
En el retorcido tornado de la esperanza.
Acaso ¿no viene?
Acaso, se ha ido sin decir adiós.
La espera.
Ciegos oídos al estallido de las flores.
Es otoño.
La lluvia.
Ven, ven amiga mía
Con la danza del mañana.


martes, octubre 17, 2017

Muy tarde...

No es que la distancia sea extensa sino que el velo de tu rostro no se conforma con las manos que mece las tuyas. Estás cansada, paraje desértico donde los mirlos son muerte. Abrazas el mañana, deseosa del andar por largos arco iris que cae como melena sobre tus hombres. No, no entiendes que es el ahora, este instante donde reposamos la armonía de nuestros labios, de nuestros vientres orientados al sol. Esperas algo…no sé, tal vez sobrenatural que se inyecte en tus venas y te haga….sí, te haga danzar bella y desnuda cuando la noche llega con la luna atrevida. Estás desgastada,  quemada, ahogada en paraísos utópicos que mencionan tus pensamientos. No, no es que no sea lo correcto pero la ventura de cuerpos en las mareas es el ya, aquí, conmigo…después se verá. Eres extraña….sí, muy extraña. Te quedas mirando a un horizonte inacabable, inabarcable y estiras tus brazos como si quisieras acariciarlos, como si quisieras encomendar todos tus movimientos lentos a él. No, qué te digo que no. Déjalo dónde está y ahora mírame, lindos ojos apoyados en la senda de la realidad. Mañana es tarde, muy tarde…

viernes, octubre 13, 2017

la jaula

Desnuda, desprendida de toda prenda y objeto que la cubriera.  Una jaula de cristal, de cristal transparente como su alma. Ella, encerrada, atrapada en el porvenir de sus deseos. Acariciaba cada barrote como tersa tela que la abrigara. Pero ya esta extasiada, cansada de posar en su vida ahí dentro, lejana del calor humano. Cierto día de atmósfera enrarecida por la arena del más allá de sus fronteras, por el asfixiante eco del sudor descubrió un agujero. Un agujero en su jaula de cristal. Por allí iban saliendo diminutos personajes que el contaban, que le narraban de lo que había perdido, de lo que existía detrás de esos barrotes. Personajes azules, verdes, amarillos, rojos con el gozo sobrenatural de la magia. Ella los miraba, sobrecogida, con el anzuelo ya en su sed. Intento erguirse pero no pudo, aquella jaula de cristal era muy baja. Intentó alarga sus brazos  pero no pudo, era tan estrecha que aquello la alejo en una sonrisa retorcida de lágrimas fatigosas.  Los diminutos seres desaparecieron, invisible espíritu que se alegra, que fuerza la caída. Se miro sus manos, ahí, agachada en su jaula de cristal y la vejez se revolcaba ante su sonrisa amarga.  Ya no había tiempo para la huída, no había salida. Entonces, se durmió y soñó y soñó con batallas susurrantes en el fin, en la conformidad de su corazón a lo largo de los años pasado. Una lágrima caía por su tez.  Sus ojos cerrados, sus manos oprimidas en la magia de barrotes idos en el más allá del horizonte, de las fronteras…inexistentes, todos bajo un mismo firmamento. 

miércoles, octubre 11, 2017

Mis manos...

El alba. El desierto amparado por seres que regresan a su jornada.


Muchacha :
 Mis manos y el cubo. Un cubo grande donde traeré el agua para que mis hermanos beban de él. Hace calor, descalza me mueve por esta suave arena donde un cierto viento cálido rasga mi  rosto. Mis manos y el cubo. Un cubo viejo, cansado de tanto de ir para allá y para acá. Esta es mi vida. El cubo y mis manos, mis manos y el cubo y esa agua de la que beberé al final cuando todos hayan saciado un poquito de su sed. El pozo está cerca o lejos, según como se mire, según haya despertado el día. Mis fuerzas son inagotables, descalza me aproxima a él. Ahí están mis compañeras, mis amigas se podría decir. Mientras espero para llenarlo hablo con ellas y ellas sudorosas de manos agrietadas también conversa y después nada de nuevo a mi hogar.  Unas paredes de barro y piedra que me refresca  mientras sigo y sigo en mi labor.
Madre:
Ya has llegado más tarde de lo costumbre. Te entiendo hace mucho calor. Las hogueras de este desierto alumbran tus pasos para que sean más lento, más retorcido en el tiempo. Sabes hija, me encuentro cansada. Estoy enferma, la dejadez de los años en este ciclo monótono. Tu ahora debes de hacer frente a la familia, mantenerla para que crezca en la verticalidad de los años. Yo me iré…sí, me iré bajo el sudor grotesco que corre por mis venas. No, no llames a tus hermanos, déjalos. Eres tú, la mayor, la que ha de enterrarme cuando mis ojos agotados y abiertos te pidan que los cierres. Por qué me miras así, no puedo moverme ya…lo siento hija.
Muchacha:
¿Te vas madre? Dónde el sol será luz de nuestros pasos, serás una más en el cielo, en la tierra. Mis manos y el cubo. Bebe algo…no puedes, espera que te ayudo. Intentaré hacerlo lo mejor posible, mis hermanos grandes y fuertes, poderosos ante todo mal. Mis manos te enterraran, mis manos hará una guirnaldas de piedrecitas y la posaré en tu frente para que vayas contenta como recuerdo de tus hijos, que te quieren. Voy ahora atender a mis hermanos, están esperando por mis manos y el cubo, el cubo y mis manos.
Madre:
No, no quiero tus lágrimas. Esto es parte de mi camino, de mi andar por este desierto. Yo estaré con vosotros en cada mirada, en cada paso que hagáis en lo venidero. No, no llores. Que no te vean tus hermanos. No les digas nada….solo, que me ido a otra parte de mi vida. Anda hija, llévales el agua, que te esperan.
Muchacha:
Vendré luego madre. Sola. Me quedo sola ante todo. Pero sé que ella estará conmigo, me dará dosis de fortaleza para el continuar de las jornadas. Ellos se estarán preparando para la caza de hoy. Yo sueño con mis manos y cubo. Sí, sueño con la libertad de mis manos, de mi vuelo. No me podré ir. No me podré casar. Me volveré vieja y raída en el silencio. Mis manos y el cubo, el cubo y mis manos. Ando deprisa antes de que ellos vayan hacer sus cosas.  Mis manos y el cubo…



martes, octubre 10, 2017

ojos desviados



Ojos desviados
En atención a la tarde,
Una tarde próspera en hojas caídas
De un viejo almanaque del tiempo.
¡El tiempo¡
¡El tiempo¡
Vacío inesperado del ayer,
Brío del mañana,
Atrapado en el hoy,
En estos instantes eternos
Donde el tildar de un corazón cansado

Vuelve al vacío efímero.

domingo, octubre 08, 2017

Se le antojaba...

Se le antojaba ser como el cosmos, con la negritud y el brío lejano de algún astro. Las olas también cuando la luna se escondía ser chispeantes rupturas en la orilla de lo negro. Hoy no quería mirarse al espejo, le apetecía o más bien le daba la gana de quedarse en la cama. Las noches no eran las de antes donde el silencio era coro de grillos. Ahora, la contaminación andante del ruido la hacía escaparse entre sus sábanas, bajo un edredón anciano como ella. Ya estaba cansada, tan harta del latido confuso de sus pasos que aupada por la memoria que se iba y la independencia eclipsada  que su espalda dijo adiós.  Espaldas mojadas por un frío fúnebre, por una brisa que penetraba por los cristales rotos de su ventana. Aun así, se le antojó mirarse por última vez. Y qué puede ver esta vieja mujer a través del espejo…un pasado floreciente en vida, un pasado condicionado por sus manos verticales a la respiración de los vientos, un pasado envuelto en una sonrisa. Sonrisa ida, sonrisa ahora perforando su rostro, yermo, abatido. Y cerró los ojos, y apretó los puños, y se destapó…así con su camisón de flores negras dejo que la muerte la embriagada como fértil paseo al descanso. Sí, ya había sido suficiente, no podía quejarse.  Ahora, sola, antes de ser uso indebido de sus deseos, de sus sueños se fue.  Adónde, no lo sé….solo el tic-tac, tic-tac de su reloj y ese espejo sucio diría de su alma ausente, de su cuerpo presente.

sábado, octubre 07, 2017

lejos

Lejos, yeguas eufóricas a través de los campos de cristal.  La búsqueda, de sus ojos yertos en negritud de la ausencia. Arrimadas en las sombras perennes de arboledas conquistando la madre tierra. El hechizo llega, con la libertad y la pasiva resonancia del sudor, del esfuerzo ante las adversidades columpiando sus destinos. Se apartan, se dividen, cada una por la senda a cubrir para el amparo de sus sonrisas. Ya está bien, han llegado a la cima de sus corazones rodeados de arco iris que anuncian la paz, el equilibrio entre el firmamento y los astros que hablan del mañana sostenido en el liar y liar de las manos, suaves, bondadosas en el auge del amor. 

jueves, octubre 05, 2017

mareas verdes

Mareas verdes.
Techos desvencijados.
Puerta azul la sonoridad del firmamento.
Lejanas,
Lejanas montañas pronunciando la negritud
De las manos gastadas,
Huídas del torpe silencio de la nada.

 

martes, octubre 03, 2017

Azul.



Azul.
Es azul…
Su sombra distante.
Su eco incontenible
A ras de la memoria
De su desnudez…
Renaces conforme a la brisa matutina en el respirar de los pájaros. Te abrigas escrupulosamente  de un sol invernal. A medida que creces invocas algún sueño olvidado, escurridizo tras el espejo que te miras. Y eres azul , destino incierto bajo el misterio de lo cotidiano. Buenos días…

viernes, septiembre 29, 2017

Dormía

Dormía
En los espectros de los astros.
Soñaba
En los frágiles huesos
De la humanidad.
Te llamaba, incesantemente
Ante los vientres idos
Azotados por la desidia.
Murallas de cristales rotos
Los abandonan en el vacío.
Dormía
El rumiar de una ola
Despistaba la inquietud.
Soñaba
Tonadas alegres de esperanza y paz.
Te llamaba, te llamaba
Bajo blancos sudores
De un nuevo arco iris,
De palomas huídas
En campos yertos de fertilidad,
De humanidad.

martes, septiembre 26, 2017

la noche

La noche con la media luna distante llegaba, parecía mecer los sueños utópicos que todo humano disemina a ras del cansancio. Pero no, no todos duermen. Septiembre enaltecido por el calor tardío viene a complacer los danzantes en el derredor de hogueras sedientas de paz. Se desnudan en la orilla de una playa donde el ronroneo de las olas es sutil, solo percibido quien ama al gran y bello océano. Toman sus antorchas e ingieren del aliento nocturno el sudor para continuar con el ritmo cierto y puro de los corazones colgantes en la verdad. Llaman al humo, que ascendente, es olor que los impregna de fuerza. Y sigue la danza, unen sus manos castigadas por la humedad, castigadas por el trabajosa jornada para llegar a su fin. Deseos vuelan a ras de sus ojos, abiertos, alegres en la reunión del sueño. Y sigue la danza con manos unidas que se  mezcla con el humo y desaparecen.  Luz en el aire  transportándose a la catedral del universo. Se hace silencio, se para la danza y las manos homogéneamente son transferencia del benevolente vuelo de las emociones. Así, cada noche cuando la luna menguante es pulso de la sombra que amarra las vidas  en la felicidad. 

domingo, septiembre 24, 2017

Cuerpos...

Los cuerpos huyen como si el demonio los quisiera tragar.  La peste de las llamaradas han llegado al monte. Un monte donde la pinocha hace que se encrudezca más y más. Vacas, cabras, gallinas, perros pintados de un negro muerte, tiesos, estáticos ante el miedo impredecible del error humano. Esto no se acaba, desesperados, lamiendo el ahogamiento la fuga se hace mortal. Y sigue y sigue ese veneno alentado por un viento calcinando puertas, techos. Sus estragos aberrantes penetran por cualquier orificio. No, no hay escapatoria. Cenizas y un quejido agónico comanda esta tierra.  Oraciones, rosarios, dioses abarcan el grito enramado en los presentes. Un grito de llanto, del penar ahora por largo años ¡El monte arde¡ y ahí viene el potente dios de la lluvia…¿qué hacías escondido? Se pregunta los desparramados en el dolor, en el miedo. Almas sumisa en un ruego, en un sudor del inframundo agotando sus fuerzas, su ánimo ante los colmillos de un hedor insoportable. Sobre sus memorias vagará perpetuamente este sufrimiento, este alocado fuego que no responde a sus súplicas ¡detente¡ Y llueve, y el ser humano auxilia a quien puede, a cada esperanza de vida para el continuar del mañana. 

sábado, septiembre 23, 2017

Todavía...

Plumas sombras de un arco iris
Navegantes de un negro cosmos.
Todavía queda el cansar
Bajo los reflujos de una luna llena.
Todavía queda la pena
Mediadora del sudor marino
De alas idas.
Todavía queda tu belleza

En los sentidos de la existencia. 

El árbol...

Arrimados bajo un viejo árbol que en su esbeltez resalta las leyendas pasadas, de siglos que se han posado en su sombra. Antes, árbol de la vida, cuando el pueblo lo veneraba. Ahora, como que se han olvidado en sus hazañas en la sanación. Es la muerte, la muerte de la curandera de la cueva, allá, en lo alto de la cumbre junto a un roque vigilante de la totalidad de la isla. Ellos lo miran, observan como su savia aún latente hace un recorrido por las vidas de aquellas gentes del lugar cuando la campana anunciaba la proximidad del vacío de unos ojos. Y curaba, no sé si por creencia certera o por que el viajo árbol ante las oraciones de la vieja de la cumbre atendía a su magia. Ellos no tienen que decir solo y nada más, solo que la celeridad de las jornadas nos hacen olvidar ¡Ah¡ pero ellos han recordado ¿Quién los ha invitado al resurgimiento de su entereza? Seguro que algún anciano pastor del lugar, digo, todavía enamorado de su belleza, del ayer, del recuerdo atrapando sus manos para indicarles a ellos donde se halla el árbol de la vida.

miércoles, septiembre 20, 2017

No , no estoy penando. Mis lágrimas soplan cuando la nada de tu aliento ha llegado. No te pregunto el por qué , no ahora, en estos instantes, cuando la belleza intacta en el tiempo se mece con los pinares. No te pregunto qué haces aquí. Me da lo mismo…no sé si eres ira demoniaca del delirio o colmillos salvajes de la naturaleza. La desolación abriga los ojos…miran la fiereza con que ardes sus techos. Aún así siento frío, metal hermético envolviéndonos en la amarga esperanza. Míranos caemos en fosas de cenizas donde el daño, la pena se nutre de desidia. Por qué no te vas….aquí no tienes nada que hacer, que decir solo la cruel llamarada de los vientos de la cumbre. Nuestro pueblo, nuestros montes calmos, apacibles ahora oscuros, negros en el caminar de las horas. Eres un desgraciado, incoherente, desquiciado, grotesco. No, no te voy a preguntar. Eres la muerte. Una muerte escalando los vientres compungidos, temblorosos ante tu nefasta presencia.  


domingo, septiembre 17, 2017

Lirios...

Un lirio, dos lirios, tres lirios….ya no sé cuantos lirios pegaban en mi puerta cada vez que iba cuando el timbre sonaba. La nada cercaba mis dudas. Todos los días cuando el despertar me embriagaba de un sueño pasado sonaba y yo somnolienta iba a la puerta. La abría sin mirar quien y estaba el lirio. No sé a qué se refería esta existencia incierta con poner esa flor para mi despertar cuando las primeras filigranas solares incidían en mi ventana. Me asomaba con la avidez del interrogante al balcón, un balcón de geranios rojos, blancos…, y se hacia el vacío y me condicionaba más a la duda.  Sería la memoria de algún amor, de alguna amistad ausente en los años, en el paso de los años. Cogía al lirio y lo mecía en mi pecho, mi pecho desnudo ante la amplitud del bochorno de las jornadas veraniegas. Un día, no recuerdo bien, un lirio negro apareció en mi puerta, no habían tocado. Iba yo a salir, a absorber de la atmósfera que envolvía esta ciudad. Extraño…muy extraño. Cuando caminaba por las aceras gastadas y sucias un cuervo se poso en mi hombro. No sé…no sé si el miedo hizo temblar mis pilares o el asombro conquistaba estremeciendo todos en mis sentidos. Calles solidarias, era temprano, sombreando un auto fúnebre en dirección al cementerio más próximo ¿Quién será? ¿Quién será? El cuervo, el lirio negro, el sonido inexistente de mi puerta me hacía temer, me provocaba un verdadero delirio de que tal vez aquel féretro en su auto fúnebre no más que fuera lirios, una esperanza ida, una muerte precoz de ojos desconocidos. Ahora era el nada más, se callaron los lirios, se eclipsaron esas búsquedas de cada mañana allá en el balcón donde geranios rojos, blancos me acompañaban.

miércoles, septiembre 13, 2017

la nada, el todo...


La nada.
El todo.
Espectros desvanecidos
Ante el vasto océano.
Réquiem al vacío
De aquellas huellas ensoñadas
Para el atardecer
Bajo caracolas mágicas
Del canto a la vida.
La nada.
El todo.
Mareas insondables
En el chillido grotesco
De cuerpos tras la ventura
De los sentidos.
Ahí están, salpicando de cenizas
Sus inagotables anhelos.
La nada.
El todo.
Perdurable lucha,
Inacabable deseo,
En el erguir de las manos
Bajo sombras calmas, calladas
De la brisa afortunada.
La nada.
El todo.
Basta de la huída tormentosa
De los alados sueños
En los violines rotos
De las tierras donde el mal
Iza sus colmillos sedientos.
La nada.
El todo…


martes, septiembre 12, 2017

Tu madre

Llegas en la noche más oscuras donde los nubarrones se han ido. Ahora, estrellas consolando el abatido andar de tu cavilar. Un pensamiento resacado en la verdad del ayer. Pero aquí estás, callado. Examinando lo de tu derredor como frontera tangible a tus deseos. Avanzas, lento, con tu cuerpo eco de tu yo. Ojeras invisibles bajo la vestimenta de un arco iris que te hace sonreír. Vienes, por el camino de los puentes de los sueños para quedarte, aquí, en la isla. Ya ves, nada ha cambiado, solo la celeridad de nuestras pisadas detrás de murallones que ya no permite la ensoñación. Pero, vienes, bajo la techumbre de la existencia. Estás cansado de nutrirte de atmósferas austeras, de un ambiente donde tus manos se tornan al dolor, al desuso de lo que te motiva. No te diré nada, solo, bienvenido donde los ojos te vieron nacer. Sí, yo, tu madre. Anhelaba tanto este momento. Espero que no sea fugaz. Vivamos aunque yo ya soy vieja en la memoria del hoy el abrazo, lo exquisito de la vida. Yo, tu madre, manos desencajadas en la suavidad, pero aun así tersas para ti. Sí, para ti. Latidos enérgicos perdurables en el tiempo. No quiero que me cuentes nada…para qué. Siempre igual, cruce de miradas nutridas en los astros que ahora nos alumbra. Anda, vete a descansar, ya es tarde. No, no puedo remediar el dictar estas palabras sobre ti. Sí, yo, tu madre. 

sábado, septiembre 09, 2017

el bosque...

Un bosque. Un follaje incesante en el coraje de la madre tierra. Una mirada perdida. Emotiva cascada surgiendo de la nada. Solo. Pasos. Prósperos pensamientos disipados cuando el sol conmueve sus pupilas. Una sombra, su sombra y la tierra hermana del frescor de las aves que por allí se columpian. Solo. Pasos. Autónomo es cierto desnudo con sus raíces. Ahí están, enterradas en la perseverancia, en el deseo, en los sueños cuyas singladuras se acuestan en el alba. El bosque, oquedad de la fuga de los sentidos arrítmicos a canto bello y triste de las ramas cuando la brisa mece la noche.        Solo. Pasos y la luminosidad de su pulso cuando de los árboles viejos caídos se sienta y mira más allá de las copas.  Inspirar y espirar, espirar e inspirar en el suceso de un suspiro que lo envuelve en amor. Se recoge en sí mismo y una lágrima recorre su mejilla en el silencio de su yo. Solo. Pasos. Puede ser el no retornar donde la ciudad es saqueada por las retorcidas almas del mal. La huída. La fuga donde lo lindo y lo casi perfecto insuflan su vuelo. Y volar y volar. Cada vez más alto. El bosque. Solo. Pasos. Sobre un mar verde se mueve ahora a medida que el ritmo de sus ojos se cierran en un dormitar en nubes de acuarelas, de pianos flotantes a través del tiempo…

miércoles, septiembre 06, 2017

el espejo

Un encuentro tras el espejo de un alma que en su reboso despierta sensatez por un lado y una nube oscuro por otro.  El quiere acariciar esa sombra negra que la acosa, que la persigue en cada pensamiento, en cada sensación cuando se sienta frente…si, frente a ese espejo. Le pregunta que tal estás y ella calla. Se recoge en sus piernas y hunde su rostro entre las rodillas. El no sabe si llora o se resigna. Solo que ese espejo sigue ahí, frente a ella. Le ofrece su mano, su mano bruta tras los vendavales de la vida, tras la lucha por una nueva luz que lo alce hasta ella. Ella, tan lejana…tan ausente. Se calma y la deja en su silencio, en ese andar por sus entrañas con el latido perpetuo del ayer. Ya se le pasará, se dice. Lo cotidiano se vuelve a veces áspero, usurero del respirar del hoy. Se va, se marcha con hombros caídos por las calles vacías de una noche húmeda, pesada. Ella levanta la cabeza, una lágrima ya ida cae al suelo. Mira y mira, le da la espalda el espejo y ante sus ojos una pequeña ciudad donde impera grises techos y la ida de él. Se yergue, abre la ventana y grita su nombre. El se da la vuelta. Ojos que toman contacto con el dulce aroma de la amistad, de un amor sincero. El vuelve, a medida que sus pasos se aproximan a la casa va desapareciendo. Cuando llega a la puerta ya no es, solo, eco de la sensatez, del presente. 

lunes, septiembre 04, 2017

Huellas.-.

Huellas.
El lamer de las olas.
Verde mirada
Búsqueda del callar.
Pasos.
Remotos sueños
Abrazados al ronroneo

De gato verde. 

sábado, septiembre 02, 2017

LA, LA, LA...

La…la, la, la fluye en la inconsciencia de los sentidos arrimados a las huellas de una tarde húmeda, apática que se va. Adiós, le digo. Yo sigo con mi la, la, la sepultando restos de un poema amargo, agrio para el reverder de su mirada ¡Qué suene la música¡ ¡Alegría a los desnudos vientres que danzan en las remotas grutas del descanso¡ Las estrellas ya embriagan a este planeta mal usado, asentimos y nos revolvemos bajo la pesadez de un pensamiento. La…la, la, la, ahora no, espérate un poquito, un tiempo donde la sonrisa sea brío de la esperanza como brutal explosión de manos que andan, de manos que se acarician en la inquietud de los misterios, de los secretos de la eterna felicidad. La, la, la…todavía estoy aquí en el sutil aliento de una atmósfera que me envuelve para los pasos del mañana ¿Qué será? ¿Qué será? Un pájaro azul se columpia en las manos, esas manos arropadas de la fértil tonada de amor, del querer trepar en las arboledas lejanas y viejas de sabiduría. La, la,la…¡qué suene la música¡ Amante en las orillas verticales de las cartas ausentes ¿Qué será? ¿Qué será? Años fugaces en la nave de la espera. No quiero oír llantos, ni gritos. Ahora no, en estos momentos donde el solaz de la memoria se alza por los caminos exuberantes de unas notas. La, la, la…

miércoles, agosto 30, 2017

Es real...

Es real, lo opuestos ojos de tus sentidos. Ojos alumbrados por el eclipsar de tus manos…de tus manos hundidas en la rutina. Siempre los mismo, me digo, te digo…No te cansas, inagotable salpicar de palabras a la nada, a los pozos oscuros de la intimidad. Te detienes en alguna frase de algún libro de cierto escritor y asimilas lo cotidiano de tus pasos, de tus visitas más allá del fiel oleaje. Sola, dibujas tus sentidos en el arder de tus movimientos, leves…lentos, sinceros. A veces caes pero montas sobre yeguas blancas, muy blancas cuyo camino es el de la luz. Identificas tu ánimo, tu esfuerzo con algo distante y giras y giras entorno a hogueras de yermas tierras.  Y bajan las chácaras, con la celeridad de tu corazón humano retornas aquí, en las proximidades de un aliento que te nutre de una nueva sonrisa. Y ríes y cantas y saltas con la indiferencia del atrás. 


lunes, agosto 28, 2017

LAS PISADAS DE OTOÑO....(NOVELA CORTA)



LAS PISADAS DE OTOÑO


La noche convoca la pasividad de las estrellas condensándose en una ventana donde su transparente cristal azulado deja entrever el universo hueco de un alma avara.  Un alma  conducida por el  remoto desván de la soledad, esa soledad que te hierve en un rincón como invidente  paraje de los desencuentros ¡Amigos idos en las bahías intangible a la esperanza¡ Amantes perdidas en la ráfaga oscura de  los sueños, y todo ese atuendo que conforma   el contacto con el mundo exterior.
Una noche  que era más  robusta en estrellas plateadas allá en una lejana montaña, donde una casa  tallada de maderas y viejos muebles  invocaba el mecer de un alma disuelta en sus penas, en sus tormentos, en el desazón  penetrante entre sus grises carnes , en sus cabellos canos, en esos pantalones harapientos: flojos por su corpulencia delgada.  Cada día más rebuscado por el despuntar de sus huesos, cada día más fruncida a la vejez y el retorno desafiante de sus recuerdos. Pálido por no haber salido nunca de esas paredes  desde su nacimiento, con unos ojos que oscilan la gris mirada. Por ello ,la ciudad  allende a él, lo consideraban un hombre extraño y también  a sus antepasados, por no más que ser un vivo enterrado  entre esas paredes .Hule se llamaba él , nombre trascendental en las singladuras milenarias de su sangre, conjuro de un destino que desembarca en el aislamiento.
-   Y, ¡ por qué ¡ - por qué se inquiría  él mientras con lágrimas acariciando sus mejillas tocaba suavemente el aliento de la brisa Toda mi vida en esta celda  con los grillos zarandeando con su  jarana cuando su libertad es hallada  por la luna. Mientras yo, hombre del hoy, hombre del ayer  y de cada rincón arcaico de estas paredes no más que he sido senda de mis antepasados  .Sólo sus ecos eclosionando en mi espíritu como ese aprendiz de los secretos del ayer, como ese laberinto inhospitable para cualquier criatura   andante de las verjas que me rodean.  Como hombre extraño, castizo a cada leyenda, a cada  misterio de sus antecesores del porque somos antonomasia de este mundo, por que somos esa hoja caduca de los agrestes paisajes de un otoño, del por que somos ruta iridiscente en un nuevo despertar ya cuando nuestros huesos son no más que enmarañado tragaluz de cenizas. Del por qué seguimos aquí con ese lapso excusando todo el retozar entre las espumas puras de las arboledas ,sólo admiradas desde estas vidrieras añejas . Como admiro aquellas casas de un pueblo lejano a mis huellas : blancas , marrones, con el calcáreo  gozar de sus paredes como monumento de sus antiguos errantes, esos cual yo nunca ni mis ancestros fuimos aromas del fragante pan mañanero , de la noticia premisa del escurrir de sus palabras , de esos puentes de barro y piedra donde sólo la pisada  hace escuchar  esos gremios de vendedores , de artesanos  ambulantes para el mercado dominical. ¿Dónde estarán  como espíritu de sus riachuelos entre los pilares de nuestros antecesores ¿-.. Así se distorsionaba su ojear  a través del tiempo detrás de aquellas vidrieras de su salón, lacónico , transeúnte del aromas que la prodigiosa primavera  concibe cuando somos despertar del ensueño.  Pero no más  podía conducir ese modo  de existencia, sin poder palpar el multicolor de los pétalos, como prohibido hábito que lo aferraba únicamente a las inmediaciones de su casa  debido a esa promesa  .Ausente de todo lo que a  su alrededor ocurría. Pero esa ausencia,  ya con su vejez, tendría que terminar por el hecho que debía de dejar un heredero. El, cualquier día de esos  fenecería, no más que sería uno más de ese mausoleo donde se danza con los muertos. Tenía que buscar, colonizar así a una mujer que le diera descendencia y poderla  hipnotizar  con el tipo de vida que llevaba él.
Ella se encontraba aun entre esas sábanas eviternas en soledad. Se encontraba en ese estado latente infecundo en cariño, allí , en su cama , orientada a una ventana que le decía ¡Ya es hora de levantar¡, escucha la dulce cantinela de las aves, siente el airecillo de un novo día , disfruta de esa aureola magnífica que engendra nuestro astro rey, ese astro que sigue cada uno de nuestros pasos , que es parte de cada una de nuestras huellas . Su cuerpo pequeño, desnudo, frisar de un acogedor edredón blanco sólo era ya relieve de sus huesos,  matizados por una palidez como pétalos de jazmín a ras de su piel. En su cabeza se  acostaba  un tupido castaño liado y  su nariz achatada era diminuta como su cuerpo: cuerpo maduro, cuerpo cansado. Vaga en el despertar: silenciosa, en las profundidades de cómo hallar  el significado de sus sueños escondidos más allá de sus entrañas: saboreándolos, compartiendo con  ellos el mayor tiempo posible hasta ese momento innato en que sus párpados se sublevan con la claridad y los va perdiendo en la reconditez de su subconsciente. Se olvida de ellos, cuando sus ojos marchitos se inclinan hacía ese sol estridente que la anima a levantarse. Levantarse y anudarse a una nueva jornada. Ella prefiere quedarse más tiempo en ese rincón de sus sábanas muertas, desflorando su encuentro con los sueños hasta alcanzar una imagen perfecta  de ellos. Siente ya el murmullo de su hogar que tanto la molesta. No quiere escuchar ruidos, ni tan siquiera el ronronear de los automóviles que circulan afuera, todo ello la induciría afrontar  la realidad, esa realidad que nos abjura de nuestros deseos. Después, de estarse un rato en esa acogedora pero hermética cama volando a través del ensueño  Elle  se levanta con la delicadeza de un pétalo de rosa que cae, lenta, aun con la somnolencia vagando en su esencia.
Elle, nombre dado por se la única mujer entre cuatro hermanos. Se alza y lentamente es permeable a esa brisa que atraviesa su ventana, es catada por esos rayos solares dando los buenos días, unos buenos días que serían un tanto especiales respecto al fenómeno que le iba a ocurrir, ¿qué será? Se despeja de la acaricia que le ha ofrecido sus sábanas, siente penetrar en su corazón el suave murmurar de las aves y ese asalto embriagador de la ciudad. Las avecillas le transmiten algo extraño, un canto anormal con algún mensaje entre sus variopintos plumajes, encantando así el respirar de ella. Ella, con sus brazos soportando el marco de la ventana, con sus puños oprimidos sumisos a un deseo de ser saciada en ese día, ese día que no quería figurárselos como otros : atados a una angustia, a una soledad de sus emociones, a pétalos escarchados sobrevolando sobre su cuerpo y  ese negar  en sus pensamientos sobre alguna oportunidad.
Después de minutos sustanciosos cuajando el gemir de la tenue brisa en su vasta alma  en aquella ventana  se despide de ella para ataviarse de un bata de seda que posee a los pie de su cama: suavemente como si se tratara de alguna tierna mano abrigándola de ese hielo que perforaba su carne y esa reconditez que la hacia hablar consigo misma, Vísteme, prenda de perfumes con el eclipsar de mis ojos, balanceando por la balada de las aves. Sé que no estás, pero en la orilla  de mis pensamientos siento ese irradiar  del amor . Al acabar esas palabras que navegaban por su interior se dirigió hacia la puerta, esa puerta de su habitación que la descubriría ante todos los componentes de esa casa. Todos inclinados ya en la cocina, en ese bostezo mañanero, todos presa del desayuno , todos sentados ante una mesa de pino  conformando un círculo donde ella se sentía el centro. El centro de sus miradas, el centro de sus críticas. Ante ella se iba ya disipando una variedad de manjares: requesón, mermelada,  mantequilla, panecillos  y  ese despertador primordial: café.
Elle llegaba al desayuno como siempre, aletargada con esa tertulia aun de sus sueños, consteladas en esas palabras románticas que suspiraba, contraída cuando toma asiento en esa mesa donde ya todos engullían la primera comida del día ,donde el silencio era reflejo de cada rostro allí asentado. Un silencio insoportable para ella, ese hermetismo y marginación que hacia su ser poseían era imagen en su corazón con  solo sentir la respiración de cada uno de ellos. No podía ser matiz de una conversación, sabía que sus palabras quedarían bajo la gravedad de la nada.
Tras su café  Elle se disipa de aquella cocina donde miradas de granizadas son ráfagas de su ida. Otra vez en su habitación, en su mundo, con sus vestidos: uno de tonos azules como la melancolía que se volcaba en su ser eligió.  Sin dar explicaciones a nadie salió de aquel techo, pues allí, bajo su techo, cada opinión suya engendraba  un cataclismo  debido a su reacia razón de obedecer aquellos que la quieren dominar y a su comportamiento tan divergente para ellos. Aun con las singladuras de los años que posaban sobre su espaldas no había sido aliciente de un empleo, debido  de que ella era de esas personas  con los pilares fornidos en realizar aquello que la motivase, es decir, un trabajo complaciente  con su carácter, con sus inquietudes,  lo cual , era nefasto  para  su familia ese estado de somnolencia que se posaba  en ella , mecido por la cruda realidad que tenía que vivir .
Su casa se hallaba  en esos adentros de un pueblo que proliferaba, donde el rigor de las innovaciones y la balada del casco antiguo se mezclaban. Sólo poseía una añoranza : ¡ser independiente ¡, ser romance de la libertad  , salir de esa casa  donde sus familiares le habían robado el aire ; ese aire tierno con el que elaboramos el optimismo cargado de  las nuevas energías que corean en un nuevo crepúsculo  en ese  círculo de sus sentimientos , más, un amor , amor muerto en el ayer. Ese amor  que recordaba cuando el jugo de los halos solares exploraban su rostro en el naciente de sus primeras horas. Ese amor  que en el ayer fue eclosión enramada de frondosas tersuras y el típico halago de los gorriones cuando sus cuerpos se dejaban llevar por el don de la brisa marina. Por ello, todas las mañanas, salía de su casa siguiendo el itinerario claro-oscuro que él le dejo como atracción de su ser, sintiendo como su huella repujada en insonoridad era señuelo de fragancias, del noble serpentear de su mano  sobre la mano de  ella cuando gravitaban por las callejuelas del pueblo.
 Llevaba consigo sólo un block de notas para ir recopilando todo aquello que atrás de cada esquina se escondía: historias amenas al trazo de su frágil pluma, absurdas para los componentes de su familia, si se le puede llamar familia por tan sólo vivir bajo un mismo techo .Para ellos era cuerda floja  esa razón de ser, querían darle pasos cerrados a esas letras que ella conjugaba pues no daban fruto. Y que más da que no den fruto todo aquello que navega por mis papeles si yo me siento cómoda con ello, si me persona es  crecida hasta ser alianza de la agradable reconditez que me aguarda , se decía ella.
En su casa el perfilar de la discusión por su carácter la disociaba de la calma, se planteaba un conflicto que la configuraba a ras de las paredes que dormían bajo aquel techo.
La madre, mujer pequeña , robusta , con esa mirada desgastada por el paso de los años  y no más que ser sirviente de aquel hogar ,lo que conlleva a un encierro  entre  ardientes clavos por la monotonía que rueda en su vida. Siempre era abordaje dislocado a su persona , sobre todo cuando Elle desaparecía durante horas sin saber donde se hallaba .¿ A donde había ido?   Preguntaba a sus hermanos el por qué, el por qué de ser sustrato de la soledad, el por qué ser esa apartada orilla donde la nostalgia acaece como profunda hiedra capturando sus emociones hasta no más que ser blindaje día a día de lo que se liaba en la casa, hasta no más que ser insonoridad resaltada de las conversaciones que allí cuajaban.
-        ¿Dime Antón?- preguntaba la madre a uno de sus hijos cuando Elle desaparecía durante horas -¿Qué hacemos con tú hermana? Mira su desayuno .Cada día come menos por estar tan sumisa a ese cavilar de sus sueños, en sus recuerdos.
        Antón, hombre alto , de tez bronceada ,y mirada incierta que se hallaba sentado aún frente a su madre en la cocina se encogió de hombros. Su postura daba la respuesta, una respuesta de desorientación, de querer sentirse al margen de Elle. Pero la madre insistía, quería que su hijo la auxiliara de esa encrucijada ya que era el mayor
Contesta hijo .Te pregunto a ti porque eres el mayor de todos y la vida te ha dado experiencia. Supongo que habrás conocido muchos tipos de personas  y, tal vez, hayas coincidido alguna vez con alguien semejante a tu hermana.
      Pero Antón , aunque fuera un hombre de estudios , un hombre que ha navegado por los pasillos universitarios , lo que supone una mente abierta , la rigidez de su tez morena más el azabache de sus cabellos intensificado por el negror de sus ojos lo delataba como un egoísta : ojos que se miran a si mismo marginando todo aquello del exterior , sobre todo si no es normal para su dura cabeza , estaba impregnado de un entendimiento necio hacía los demás , sólo toma importancia aquello que se mueve  por su misma línea , con ese orgullo innato que anunciaba el desprecio por aquellos que eran parte del sentido de su espíritu , con ese escalafón de superioridad que lo alejaba de cualquier compresión de la reconditez de cada persona . Para Antón era imposible viajar  por el significado de cada entraña de los seres humanos, lo que se hallaba en cada interior para él no tenía importancia, sólo, el exterior: la máscara que todos poseemos para afrontar la vida. Era fusta de todo aquel ser cultivado por la solidaridad o haber sembrado esa cultura del entendimiento a cada ser ¡Absurdos los llamaba¡, seres que han perdido su norte por la inercia de la sensibilidad , una sensibilidad que según para él no sirve para esquivar el oleaje violento de esta sociedad  y crecer ,¡crecer¡. ¡Sólo él¡, sólo los que son como él y no esos bohemios sirvientes de la ensoñación , de valles encantados en el paraíso de sus mentes; y no de esos de trabajos inferiores ; y no de esos de ruta distinta a la suya.
      El sol ya era anuncio de su soberanía, ascendiendo tras esas colinas que vallaban aquel pueblo. Su dorado esplendor, su  carisma embriagado de calidez y, Elle. Elle era vagar por las calles donde el silencio de sus transeúntes aun era latente.
  Pero aun así, Antón vagaba en la certidumbre, ante la suplica de su madre y el rechistar de su hermano Bel. Bel , el más pequeño , el más alegre , el más convergente con lo que día a día iba surgiendo ,con la indiferencia de cada personalidad ,¡cada uno sea como el aroma de sus sentidos lo designe ¡
-Contesta a tu madre Antón- dijo algo furioso Abel al observarlo encerrado en su propio circulo, en sus propios pensamientos sin extender una mano a lo que su alrededor se cuece- Ella te pregunta a ti por ser  el más inteligente.
-No se, no se lo que puedo contestar, ni en que puedo ayudarla. Sólo que Elle se ha criado como un gorrión caprichoso, donde sólo juega con sus sueños, con esas deleznables ilusiones que no más que son fantasías. Todas, ridículas para mí. No se, no se lo que puedo hacer por ella. Está perdida.
Antón no dejaba de mirar Abel porque para su madre no quería centrar sus ojos. Sabia que sus palabras son dolorosas, que sus palabras son fuente de lo que la sociedad hoy en día marcaba.
-Quizás, tu podrías ayudarle a encontrar algún trabajo -  replico Abel más severo.
-      ¡Yo¡ Un trabajo . ¡Es un desastre¡  ¿Y mi honor? Que seria de la opinión de mi persona si ella fracasara  y fuera un caos. ¡No¡ que se busque la vida . Sabéis lo que pienso. ¿No? Pues os lo voy a decir: yo la echaría de casa, creo que así no tendría más remedio que espabilarse y se olvidaría de los pajarillos que vuelan en su mente.
        Con el término de sus violentas palabras  y su severidad súbita Antón se levanta. Ve caer a su madre en un abismo, en una impotencia que le hace gravitar entre lágrimas, pero él le da la espalda, es huida ante las cuestiones de ella. Se marcha de la casa, es hora de comenzar su ruta cotidiana hasta llegar a su trabajo, pero no se va sin antes dar un portazo , un portazo que hace temblar cada cuerpo que se encuentra bajo ese techo . Ahora sin la frialdad de su aliento  en la cocina, alborotada por el desayuno,  sólo queda Bel, Angel y Patricio .Son los tres más pequeños de edad.
Bel está aun en el curso de los estudios de secundaria, absorbido por su esquelético cuerpo  pero con energía centelleante, reflejo sin duda de su juventud. Angel con ya sus estudios finalizados, pero absorto en su trabajo, también dotado de una neutralidad a lo que ocurre en su casa aplastante, tanto, que es sordera  e invisible vientecillo a todo lo que allí dentro se habla  y transcurre. Sólo es un ser de su ser, un ser de sus amigos, intranspirable  a la calidez del hogar, ser que nadie le ejecuta alguna duda porque se sabe de los cerrojos de sus respuestas  ante cualquier auxilio. Y por último, ahí esta sentado a la derecha de Angel, Patricio: tan simple, tan inmaduro, tan ignorante, con su vida moviéndose entre los estudios y el trabajo, cómplice de su hermano Antón.
Todos, insonoros al dolor de su madre en esa recapitulación por el destino de su hija. Ese destino que ya tiene fijado en su cavilar como terrible, ¿por qué? Se halla agarrada a una sordera  a su esencia, margen a su carácter, concentrada en como en la vida le habían ido y como eran los demás desde esa superficie que ellos sólo dejaban examinar. Sus hijos no podían sacarle de la duda en que se halla volcada y saciarle de optimismo en porvenir de Elle. Todos eran murallas intransitables, tal vez, como ella, envueltos bajo un armazón de acero y hielo  bajo ese techo, y en lo que pulula dentro de cada persona ¡Huraños a los sentimientos¡ Sólo el rigor de la apariencia ¿Tendría la culpa ella? Ella, que no supo dar un abrazo cuando lo necesitaron, sólo concentrada en su crecimiento, un crecimiento tal que ningún viento pudiera doblarlos, sin importarles que es aquello que corría en la reconditez de la sombra de cada uno. Ahora se sentía amargada, con una apatía sonora en las paredes que la rodeaban, con desprecio a toda su vida pasada por como la había dirigido. Se asoma a la ventana  ¿Por qué no? ¿Qué es lo que siente Elle cuando lo hace y tapia su mirada ¿ Ella no encuentra nada, no es hallazgo de aquello que su hija siente en contacto con la naturaleza. Esta resentida, siente esa carcoma que la ha aplastado con el  paso del tiempo por haber vivido sólo para aquello que se halla en sus ojos, eso que muestra nuestra mascara. Elle ante ella no la lucía, se la arranco sin saber que así sería hija de golpes, hija de fuertes tormentas bajo el techo que dormía.
Ahora ella era una mujer adusta, estropeada por el hilar de las estaciones, con su conciencia rezagada en su marido ¿Dónde estaba él? No se hallaba, se había disipado lentamente con el golpe que deja tras de si las quebradas de un matrimonio. Tal vez, porque su marido se parecía a Elle  ¡Sí , a Elle¡  Ahora que su razón se hallaba clara, era traslúcido el serpentear de él : su tacto, su acaricia, su voz, sus movimientos, sus manías, su forma particular de dar cariño. Todo ahora retratado en Elle.
Para ella, el destino de su marido fue invernal para seguir los mismos pasos. Presagio de una dura y sosa calidez que se hallaba en el hogar. Ella le daba la espalda a todos sus propósitos, a todos sus sueños , a todas sus palabras en cada aroma que insuflaba su temperamento : cálido, extravagante, tierno , apasionado , callado  , los cuales la sacaba de sus casillas en tiempos pasados ¡Ella tan hermética¡, tan atada a esa soga que el amor es simplemente una alianza que se enrosca en dos dedos  y a de cumplir sus deberes  ¡Deberes¡, ¡deberes¡, casi llegando a una dictadura sin dejar respirar la conducta natural que poseemos cada uno de nosotros .
Ahora lo invocaba, ansiaba su retorno, su regreso al hogar como ser que sin su existencia daba un cierto aliento a vacío ¿Dónde estará? Quería saber la respuesta, quería saber de su perdón. Esto la consumía como vela que se derrite con la llama de su escarcha entre aquellas paredes , la fulminaba como ahogante desierto al no sentir su aroma , atisbando así ,  una idolatría exaltada por él , tanta, que su habitación se hallaba acogida de  soledad y aridez ante su ausencia , teniéndola impregnada de sus fotos . Fotos  en las que escribía su nombre y el de ella, fotos en la que su rúbrica era retorna a casa amor mío .
Horas y horas inanimadas en las que revivía su espíritu  cuando la casa se hallaba vacía, vomitando palabras de alguna magia negra  que le habían enseñado para su regreso. Magia aprendida en el tocar de puerta en puerta de esas oscuras y extrañas casas del pueblo. Una  magia que le hacía visionar su ser en las trampas que acomete la mente convencida, dominada de que una parte de él se encontraba en ella, y que ella con su poder interior lo podía magnetizar para su vuelta, como si el amor que ella sentía por el pudiera variar un río de su curso natural para correr junto a ella. Era tal su credibilidad de que el alma de su marido era respuesta a sus dilemas que ignoraba que era un delirio, que era un trance por los pasillos abisales que su mente ejercía como una cárcel sin luz a la realidad en esas prolongadas horas de encierro dimanando la figura de él. En esos momentos  donde su inercia recaía sobre su esposo  en esa alcoba silenciosa, se arrodillaba, cerraba sus ojos, y ponía sus brazos en cruz como especie de una oración  reiterada día a día.
-        Dime amor, amor que has descuidado la savia que de ti corría en mi cuando eras brisa enigmática de esta casa donde mis sentimientos brotaban junto a los tuyos como camino de tu camino, aunque tú, ¡tú¡ no lo sabias . Yo era un ser forjada con la estrategia de tu amor, que creí eterno-de repente ella se calla porque percibe una bocanada de aire que hace ondular suavemente las cortinas de la habitación. En ese instante siente temblar sus brazos, su rostro es oleada de sudor, y sus exaltados ojos son balanceados en la creencia  de que él es espíritu presente. Ella emerge entonces en una sonrisa paranoica, una sonrisa que atraviesa los picos de la cuasi locura. Y grita, ¡grita¡- ¡Ya has llegado ¡ Dime donde te encuentras ahora . En la cama, en la silla, detrás de las cortinas, en esa lámpara que es luz de esta oscura habitación. ¡En la puerta, tal vez, anunciando que vas a regresar! ¡Sobre mi cuerpo¡ ¡Si¡ Sobre mi  cuerpo  igual que cuando éramos uno . Te rebusco en cada hueco de estas paredes donde no se inscribe tu nombre pero, tú gravedad, no apuntala mi duda. Dime ¡Dime si estás aquí¡
     Ella se levanta bruscamente y a toda aprisa comienza a palpar todo lo que se halla allí dentro, incluso, a ella misma. Sus palmas acarician todo: sus pechos, sus sábanas, las paredes, cada fotografía, la puerta.
Dime si estás aquí. Dame otra señal, una que me verifique que tu ser aun protege mis manos, de que mi esencia es parte de tus sentimientos ¡Contesta¡
        Sin más el viento se calla. El silencio es brebaje a sus deseos y ella rueda por un hemisferio descorazonado.
 -¡Por qué¡ por que me haces esto a mi . Mira como me has dejado  en este túnel sin el alba de tu sensual perfume. No siento tu olor. No siento tu tersa acaricia a ras de mi piel. Pero yo, ¡yo¡ retorno a ti . ¡Di algo ¡ , te lo suplico.
 Ante ese precipicio que siente es relevo al  llanto. Ante la desesperación que la aturde con la necesidad aguda de sentirlo en su regazo  es la nada la que se le apega, cayendo en un pozo donde la desdicha le da sombra. Se siente sola, con los nervios desflorando al no sentir la cristalina espuma  de su aliento. Aun así, le quedan palabras, palabras que nacen de su corazón.
-        Sabes amor, porque no me llevaste contigo. Aquí mis pasos son cerrados. Tus hijos ya están solucionados. Sólo Elle, ¡sólo Elle¡, ensimismada  en su mundo utópico . Pero no te preocupes. No nos mortifiquemos por ella. Ya ellos volatilizarán su marcha por el campo de los ensueños, moldeándola cara a cara a la vida del hoy. Yo, sin embargo, me encuentro cansada: navío disipado de tus singladuras.
 Ella ahora se calla: muda tapia donde el pincelar de él no se halla. Sale de la habitación, de ese mundo que con una fuerza especial la traga en un delirio desgarrador. Es hora ya de preparar  la comida.    
Las horas se le pasan lentas a Elle, casi eternas, hasta estar de vuelta a casa para el almuerzo donde las negras miradas de sus hermanos la consume más en si misma. Desea la llegada de la cena, después de ella se puede evadir, desapareciendo en su oscuro cuarto donde su rumbo toma una parada. Invitando a lo imposible, reivindicando lo que aun es pacto con sus años : ¡la muerte¡ ¡La muerte¡ Si , su helada sutil , sus palabras entre brumas, su amante , su descanso después de estar tanto años zumbando sin alcanzar el dominio, el sustento  y la libertad en su vida . La deseaba, la llamaba, le rezaba, deseaba ese último perfilar de su suspiro con el eclipsar de su último sueño, ese sueño que no más era vuelos  sobre pantanos.           Entre tanto, Elle, perdía cada llama de su tiempo en su escritura, en los albores de la ciudad con el cotidiano suceder  por las mismas aceras de los anteriores días, con esos encuentros inoportunos que a veces  le hacía escabullirse de entre las miradas pero, ella, por educación,  las saludaba. Saludaba a todos esos conocidos habitantes del lugar.
    Caminaba, caminaba. Un paso de cebra ahí, en ese mismo semáforo que se paraba todos los días  y, en el, esa misma mujer añeja que siempre se hallaba postrada al borde de la acera a la misma hora. Elle  la ayuda a cruzar, eso si,  donándole un saludo particular, un saludo entrañable, ese saludo que de mirada  a mirada  hace repicar una sonrisa en sus adentros.
-¿Cómo se encuentra hoy señora?- muy afable y simpática le pregunta Elle, rebuscando si en sus profundidades existe alguna mala nota. La anciana la mira con una carcajada suculenta  que ciñe más y más cada arruga que desfila por su piel. Empequeñeciéndose más, causa a su ya  encorvada figura, castigo de las estaciones que pasan. Que pasan dejando una huella más, un pensamiento más en nuestro ser.
-   Bien, bien. Esperando que halla luz verde para poder cruzar, una luz verde que me desquite también de la memoria  esa tristeza que me atiza. Los años, los años. La soledad, la soledad. Y yo cada vez más diezmada para poder ser vertical  igual que era antes. Antes, cuando en mi casa existía ese jaleo de los hijos. Antes, cuando mi cama no se hallaba vacía. Antes, cuando yo era más enérgica. Pero dejemos esas penas. Siempre te cuento lo mismo  ¿Me ayudas a cruzar?- siempre las mismas palabras de sus topacios mustios, siempre la misma pregunta  de sus llamaradas opacas, del temblor de sus huesos. Señaliza a Elle con su bastón a donde  quería llegar. Elle muestra siempre cariño y amabilidad con ella.
-   Si, mujer. Vamos.
            Las dos se cogen de  la mano .Se transfieren esa   calidez y  desgracia que cada una carga. Se implican mutuamente: esa soledad, esa marginación  y ese derrumbe que las  acosa, que las ha dejado abstraídas, consteladas, derruidas  para disfrutar del río de la vida.
Al terminar de cruzar aquella mujer anclada en el sobrevolar como paloma corroída se queda inmóvil, con la espera de que otro transeúnte volviera a dar unos pasos con ella hasta la acera de enfrente. Elle la examina, siente el cimbrar de una lástima por ella.
-   Ya estamos. Ya hemos cruzado. ¿Quiere venir conmigo?- le pregunta Elle con un risueño afectuoso, como queriendo desposeerla de ese letargo.
-   No. Me quedo aquí- respondió la anciana como todos los días. Sí, las mismas palabras Aquí. Donde él fue la última alborada como persona de esta tierra. Aquí, donde su perfume salvaje es aún latente, aunque, fue desatendido por ese mal destino que a veces se apresura. ¡No lo sientes¡ Su nuevo mundo es ahora puerta espiritual a su plenitud. Aquí, en este último sitio que estuvo con vida. No sientes, sus humedecidos labios en el beso de la brisa. ¡Yo si¡ Por ello, aquí me quedo . Me quedo  a la espera  de que  otra caritativa mano  me ayude a desplazar mi cuerpo a través de él  y ser así  fragmento de su último instante. ¡ El último fluir de su grandiosa vitalidad ¡ Son borrascas para mi el no haberla compartido . Su final y el mío. No, no. Su final no, presiento que nuestra unión es eterna, que nuestro amor aun es fogata que surge.
-   Si. Yo también presiento su presencia  al cruzar- Elle sigue sus palabras, todo lo que ella siente. Es acaricia emotiva a su tez desgastada, abocar así, una ilusión a esa frágil anciana en el encuentro del grato recuerdo que ya sus largos años no mermaría  con el olvido.  ¡El recuerdo de aquello seres que amamos¡ Siempre emanan en cualquier momento de nuestro curso, a veces, de manera austera pero, siempre, gloriosamente .
- Gracias Elle. Ahora, me siento feliz. Feliz, porque siempre eres mi aliada. Otros, de tu edad, se burlan  de mi, cosa normal en una anciana cascada como yo. Pero tú. Tú respeto, tú compresión   hace un alarde hermoso de que no nos hallamos solos. Anda, sigue tu camino.

Elle sigue su ruta por esas aceras plúmbeas, con la bonancible raíz de la brisa ondulándole el cabello, haciendo un recuento de las inquietudes de todos los rostros que va dejando a su paso.
Ahora se dirige al mercado, ese apartado lugar donde los lugareños son encuentro en las primeras horas de la mañana. Verdura fresca de las manos que tejen la tierra, fruta de esas arboledas que conforman columnas torcidas en las extensas llanuras, pescado salido de las entrañas de los océanos, flores conformando un arco iris. Allí hará esa pequeña compra para llevarla a su casa  por encargo de su madre. Su madre, piensa  ella: hacha mortal que cae en cada una de sus heridas, en cada optimismo  procreado de aurora en aurora sin dejar rastro de su entereza. Sin embargo, Elle, interpreta sus sueños como alguna travesía lejana en algún paraje donde sus manos, su razón  y su personalidad sean aceptadas. Aceptada, sin esas espadas, sin esos grotescos aullidos del círculo que la rodea. Y no es que ella sea divergente a la gente, ni a la sociedad. Sólo, tiene su propia forma de ser, dictamen de haber crecido sin prejuicios en su interior.
Elle sigue, sigue en su andar dejando tras de si cada calle aterciopelada por la brisa como el camino del sol. ¡Esos locos¡ que de esquina en esquina , de parque en parque parecen estatuas de hielo. ¿Por qué están ahí? Fuera de esa mordaza de un psiquiátrico, esas salas de matiz blanco como la muerte con las almas que vagan con esas cadenas perpetuas por el extravío de sus mentes. Tal vez, porque no son nocivos. Están tan dopados que son sólo invisibles hojas secas. La ciudad no los teme. Sólo pasan ante ellos con una celeridad prefijada por un poco pánico. No son dañinos  bajo ese mundo de cristales  rotos, donde  alucinan en sus mentes y otros no pueden llegar  bajo esos efectos de las drogas que los adormece para ser valla a cualquier transeúnte.
Elle los mira, cuando sus piernas son presión parsimoniosa  en uno de los mejores parques que adornan la ciudad. Observa como se balancean: tan herméticos, tan fríos, con un caminar en círculos vacíos, con un caminar en línea recta que nos lo lleva a ninguna parte, con un caminar hacia algún horizonte donde sus ojos son yugo de un submundo inhóspito que los arrastra a un cariño desértico  donde sólo se hallan ellos. Posean alguna manía  o algún tic nervioso que exaspera  la curiosidad de cualquiera, que por el que dirán y el temor no se acercan a ellos .Escrupulosos pasan ante ellos, con la percepción de cualquier acto irracional que pueda dar lugar a un peligro, a sabiendas que son inexplorables. Mundos extraños. Lunáticos. Diezmados para seguir el ritmo normal de la vida.
Elle pasa, pasa como vientecillo que no desprecia a ningún ser humano, sin esos diques que otros son declinación. Elle no barrunta un peligro. En su razón no existe un  peregrinaje de malas notas. Es más, se aproxima a uno de ellos. Allí, en el núcleo del parque, donde la densa arboleda es vallado circular y, en su centro, suena una bella fuente.
Quiere capturar una experiencia, olisquear las palabras que emanan de un perpetuo delirio. Palabras distorsionadas, palabras apocadas, palabras sin significado aparente, palabras de una esfera lejana a nosotros. Pocas y tal vez claras, pero siempre enclaustradas en una especie de autismo que al final sólo son un laberinto árido para ella cuando se acerca a la conversación en ese lado satinados de agujeros negros en su ser.
Ha elegido a ese, ese que forma un carrusel de miradas. Con sus ropajes de antaño, con una corpulencia descomunal, con un rostro de nevadas proyectando unas ojeras pronunciadas, inyectando una mirada cerrada. Sólo existe para aquello que teje su mente.
Se arrima él, abandonando sus contemplativos sentidos al imperio de la hojarasca en  ese parque de los enamorados. Por cierto, hoy vacío bajo el latir de los castañeros. Sólo él ocupa ese exuberante lugar, que por la cita otoñal, se baña de una gama agreste, de una gama amarillenta, de una gama ígnea. Triste, apagada como su penosa profundidades  al observarlo en el palpitar de su locura.
Elle se aproxima. El no la siente al principio. Sigue girando y girando en si mismo. La llovizna también es acto de presencia pero él sigue insensible a las gotas, rotando y rotando sobre su mismo eje  .Elle mira al cielo y comprende que las plomizas nubes que han arrebatado el poder al sol se refleja en el rostro de él, comprende que la lluvia es como si le diera más vida en esos lodazales donde se halla.
De pronto él se detiene, presiente algo anómalo en su entorno: cerca de él. Examina todo su derredor y sus ojillos tímidos topan con los de Elle .La mira de arriba abajo, como algo extraño  a la atmósfera que a él le envuelve.
-        Buenos días señorita dice el con gran simpatía, con una iluminación perceptible de felicidad y desvarío tatuada en su rostro -¿Pasea usted por este parque ¿- le pregunta cohibido , con un tono pausado , somnoliento  - Es extraño ver a una mujer joven sola por aquí . En este parque solo suelen pasear gentes añejas, enamorados enlazados en sus labios. Dígame señorita, ¿cómo se llama? Oh, perdone, tal vez sea indiscreto, pero es que me parece algo anormal que alguien se aproxime a mi de esa forma ¡Es usted tan guapa¡.¿Se lo había dicho alguien alguna vez? Uy , creo que he cometido un error. Hablo, hablo y hablo sin nunca saber lo que los demás quieren decir. Perdone señorita, pero me emociona tener ante mi una mujer tan bella. Yo me llamo Sami. Nombre corto, ya se, pero lo suficiente para que de un solo respiro me llamen ¡Sami¡ ¡Sami¡ Lo nota usted. Casi no necesita aire. Disculpe señorita, pero he de seguir girando, girando y girando para absorber todo aquello que la naturaleza nos brinda, para ser sueño de un mañana donde las grises tonadas no  tengan cabida. Sólo yo y el sueño o, mejor dicho, mis ilusiones. Sabe cual es señorita. Se lo diré, pero no comente nada a nadie, es un secreto.  Quisiera ser ave. Si ave, para así girar y girar en el firmamento. Ave con plumas de pétalos de rosa  para así perfumar todo lo que voy dejando tras mi vuelo: el hambre, la guerra, la injusticia. Vuelva a perdonarme señorita, pero me tienen prohibido entablar conversación con las personas, motivo de ello, mis desórdenes, mis pensamientos, mis deseos. Señorita, no vaya a pensar que soy un vándalo o alguien malvado, sólo soy una carcasa giratoria, una plomada con las personas cuando intento enseñarles mis sueños. Usted me perdonará ¿verdad? Guárdeme otro secreto, no le diga a nadie que ha estado hablando conmigo. Sabe lo que podría ocurrirme  ¿Lo sabe? Me amarrarían con esas mordazas blancas y en esas furgonetas que llevan un cono de luz con destellos anaranjados y sonido insoportable me llevarían a ese lugar de cenicientas paredes, donde el silencio del viento y de las ramas daría oscuridad a mi libertad. Buenos días señorita.
     Tras sus últimas palabras continua en ese rotar y rotar en si mismo, como si no hubiera pasado nada, como si no hubiera hablado con ella, como si no hubiese sido una nota  de su soñoliento e iluso trance. Elle sin decir palabra, sólo una sonrisa que destella de su rostro se aleja de él, sigue caminando por ese ondulante parque, revelada por pensamientos en su interior.
El astro rey  ya daba sus gritos más altos, se halla allá, en la cumbre de su placer. Elle lo agradece. Su fortaleza le da más intimidad con la brisa otoñal que parece morir, con el descanso de las ramas, con el dormir de hojarasca a ras del suelo. Se aleja del parque, ese parque que por la hora que es ya no ambula nadie. Sólo la soledad. Sólo la quietud. Le asalta una certidumbre, si volver a casa o perderse en las entrañas del boscaje que se halla en las inmediaciones  de la ciudad. Se arrincona a la segundo. Quiere sentir la soledad, desquitarse aunque fuera por unas horas del chirriar grave que habita en su casa.
Camina con celeridad. Ya el mediodía pesa y desea estar envuelta por la sombra del boscaje hasta antes de ser acosada por el anochecer.
Flemático es su caminar  por esas sombras que dibuja la brisa  ya, con la lluvia extinguida y sólo el gorjear de las aves silvestres al son de sus pisadas. ¿A dónde quería llegar? No lo sabía. Sólo quiere alejarse del mundanal ruido y la polución que apesta en la ciudad, y no es que la ciudad le sea desagradable pero,  a veces, siente la necesidad de perderse, de ella y de su familia.
Va desorientada. Sus huellas nunca había sido rastros de ese lugar. No le importa. Que más perderse en una tarde. Sabe que el boscaje es centro y que todo su alrededor se halla poblado de casas. No hay pérdida. Si desea dar marcha atrás  tan sólo tiene que tomar cualquier dirección.
Para ella ese lugar es un apacible vergel. Un vergel que acariciarlo, saborearlo todos los días es prácticamente imposible. ¿Por qué?   Por qué no perderse jornada tras jornada en la inmensidad de esa vegetación, disfrutar de esa poca naturaleza  que queda por la obsesión de la irrefrenable ciudad.
Pasan las horas. Horas y horas. El sol comienza a decaer y la sombra da inicio a la confusión con el nocturno. Elle padece desfallecer, se le incrusta una deriva hacía una paz interior. Se sienta sobre una piedra pulida por el paso de las lluvias, por el paso del viento, por el verde musgo, como si la contaminación no formara  parte de ese mundo. Se examina así misma, se encuentra algo pulisámine, algo pintorreada por las luces y sombras de su singladura por los años de su vida. Contempla la gama de colores que va deslizándose en el boscaje  por el envanecimiento del sol: de las ocres hojas a un tono negruzco.  ¿Qué ve en su adentro? Siente su corazón derruido de tantas lágrimas derramadas, de tantos ocasos sin la tibieza de la espuma del amor. ¡El amor¡ Sueño perecido en el mar de las mareas rotas, sueño que se almacena y se despliega en el  eco de esos días que unas pupilas atraviesan su pecho .
Una hoja cae sobre sus hombros, paulatinamente, con la suavidad de su muerte, baja por su busto hasta el suelo. La observa, como similitud a esos años idos esperando ese colibrí reflejo de su alma, esa libertad ansiada y ahora desalentada, deshabitada  de su ser.  A veces se apega a una envidia, esa de que otros son libertad y ella no. Pero, se descalza de ella, la mantiene desnutrida en la faz de un pantano donde ella tiene prohibido el acceso, sintiéndose bien consigo misma, en un placentero encuentro de su alma y su yo.
El nocturno acecha, se introduce por las rocas   , por las ramas, por su cuerpo y  sabe que puede ser sables para su retorno a casa .Se levanta. Más estimulada   , con su entereza insuflada en una nueva visión por las lianas que tiende la vida .No se enquista al temor que pueda acosarla por andar en ese paraje sibilino , aunque,    sabe ,que en ese boscaje han ocurrido hechos extraños dejando asolados a las gentes del pueblo : asesinatos sin escrúpulos , violaciones. Sin más, hace memoria de uno de sucedido pocos años atrás Cuentan de dos enamorados cual destino perfilaban sus respectivas familias distintos por lo que huyeron ,adentrándose en el túnel de ese enmarañado boscaje .Nunca más aparecieron, aunque la búsqueda fue intensa , como si hubiesen sido tragados por la madre naturaleza.
Elle se los imaginaba en un mundo distinto, entrelazados con el curso de la naturaleza, en alguna cueva  de las que allí existía viviendo. Durmiendo cuando la clarea era presencia y podría prestar sospechas de su vida en ese lugar; despiertos, cuando el nocturno se enciende y las estrellas son plaga de la bóveda celeste  para que nadie los descubrieran.
Ya Elle erecta tras dejar esos pasajes de su memoria  duda por donde tiene que erigir sus pasos. Piensa que se ha perdido en la inmensidad de ese boscaje  aunque, sabe, que cualquier sentido que tome la llevará hasta el pueblo. Anda. Anda, sin preocuparse, sin incorporarse a malos presentimientos. Pasan los minutos, pasan las horas y nada del pueblo. El cielo es ritual de las primeras estrellas. Es noche de luna, luna que eclosiona con el ritmo ya cansado de la brisa. Ello la anima, pues si la oscuridad se lanza sabe que la plateada iluminara con su esplendor todo camino a tomar. Pasan las horas, el azul marino del universo se afinca. No hay luces, sólo sombras y ruidos. El frío y la humedad comienzan a sembrarse por sus carnes. Da todo por perdido, tanto, que cree que se pasará toda la noche en el bosque: desamparada, desabrigada. Cuando ya tiene todo por imposible ve una luz, una luz que deriva  de entre los arbustos cuando asciende por una clarea para intentar ver algo desde las alturas. El boscaje no se le despega, pero esa luz es cada vez más nítida lo que la hace crecer en esperanzas, en certidumbre .Se deja magnetizar. Menos mal que la luna es honesta y da lumbre a sus ojos. Todo sigue igual ¿Estará cerca del pueblo?, se pregunta. Pero no, las ramas ya han desfallecido, los arbustos son matorrales que se han apartado. Ve una pequeña casa cubierta de hiedra y a su alrededor un diminuto mar de árboles. No se lo piensa, ya es muy tarde y se dirige hacia ella, quizás, puedan prestarle alguna ayuda.
Sus nudillos intentan aproximarse a la puerta, la busca ante la madreselva que la acapara. La encuentra. La humedad la corroe y ella muy livianamente toca. No escucha nada, sólo las voces de la naturaleza. Espera, casi impacientemente pero tildada de que la luz que gira bajo ese techo tiene que poseer vida dentro. Sus manos retumban ahora más fuertes contra la puerta. Comienza a tiritar.   ¡Unos pasos¡ ¡Un silencio¡ ¡Una respiración profunda¡ La puerta se abre. Elle se estremece al ver ante ella un ser carcomido y descuidado, pero el entumecimiento puede más. No se acobarda. Al principio sus palabras parecen estancarse ante la mirada rígida de él, esos ojos nublados, ese frágil cuerpo. Pero después de un suspiro es volcán en erupción expulsando todo lo que posee retenido en sus pensamientos.
-   Buenas noches señor. Perdone que le moleste y más aun a estas horas. Me he perdido en este laberinto de arboledas y no se el camino de vuelta al pueblo. ¿Podría usted ser tan amable de indicarme la dirección que he te tomar? Supongo que viviendo en esta zona usted debe saber.
El no deja de examinar sus ojos, su cuerpo, su belleza. ¡Tanto tiempo sin ver un ser humano ¡ Su corazón parece hervir ,su deseo carnal se levanta y sus ansias parecen estallar , pero se encomienda a la calma, a la paciencia . Le gotea ahora un mañana más claro ante la turbiedad y la desazón que lo atrapaba. Un sudor caliente le aprieta. Se excita ante Elle. Tras un intervalo de silencio entre los dos como buscando una respuesta que jamás se va a hallar él le habla: pausado, sereno, confiado, sabiendo que no puede dejarla huir.  ¡Tantos años de soledad ¡
- Buenas noches joven. Le rogaría a usted que pasara. Aquí fuera el frío de la noche embestirá sus huesos. Se va a quedar helada. Venga pase, pase.
Elle no sabe que hacer, su voz la magnetiza. Pasa bajo ese techo.
-   Usted, joven, me ha preguntado por el pueblo. Puedo hacerle una pregunta.
-   Si contesta cabizbaja ella.
-   ¿Qué hace usted a estas horas por aquí?
-   Daba un paseo. Un paseo sin atender al tiempo  y por ello me he perdido.
-   Perdida. Si , le podría indicar donde esta el pueblo. Como usted sabe, no es dificultoso llegar pues este boscaje maravilloso se encuentra rodeado por el. Pero , aunque lo rodee, los kilómetros para llegar hasta él son muchos y en la noche puede ser peligroso , hay muchos locos y desalmados sueltos dispuestos arrebatar nuestra respiración, nuestros sueños , nuestros caminos  con un solo soplo súbito , un soplo que nos podría hacer sangrar para toda la vida  si nos no envía a la tumba . Tal vez sería mejor…
-   Que, ¿qué sería mejor? Elle anda media despistada recolectando cada hueco de esa casa.
-   Ir a la tumba. Sabe lo que es estar toda la vida intentando supurar una grave herida. Así, como preso del quejido de tu mente.
Elle noto algo extraño en sus pupilas, un brillo que antes no lo tenía, un mutismo que le llamaba la atención como si la imantara. No puede desposeerse de su mirada, es como si en ellos reservara parte de su juventud,  parte de sus vivencias.

-   Creo que debería irme ya.
-   ¿Irse ya ¿ Yo recomendaría que no , ya le he explicado lo que podría pasarle .
-   Entiendo.  ¿Qué puedo hacer entonces?
-   Podría pasar la noche aquí joven  sin ningún problema. Pase. Pase.
           Elle de nuevo se integro en la forma la casa, no se había dado cuenta  pero estaba ornada de antigüedades además de un aroma particular: fuerte, dulzón. Ella no entendía mucho  de esos objetos tan exóticos, extravagantes, atrayentes, pero le daba la impresión de estar haciendo un viaje en el pasado. Muebles del siglo XVII; del siglo XVIII; de la edad media, incluso, como sus ojos habían ojeado en fotografía de revistas, cerámicas griegas,  fenicias. ¿Cómo interpretarlo? ¿Como descifrar la vida de ese hombre? No quiere parecer ante la amabilidad de él un ser vulgo, una criatura de estos días que sólo sabe  de lo que ve  a través de sus narices: una tele, una radio, un lavaplatos, una aspiradora, un ordenador, un escaparate .Elle vuelve a las últimas palabras de él: la invitación. No sabe que contestar. Se siente atraída por su voz, por su mirada, por esas reliquias que orlan la casa. Accede. Desea abarcar más de él.
-   No sienta miedo joven. En esta casa hay habitaciones libres donde usted podrá descansar. Por cierto, antes de continuar. Mi nombre es Hule ¿Cómo se llama usted?
-   Elle señor.
-   Bueno Elle. Creo que  deberíamos titubearnos ya que esta noche la pasaremos bajo el mismo techo.
Por unos instante el se queda pensativo, anclado en otro hemisferio meditando lo siguiente que va decir. Elle, sin embargo, era guiada por la mudez de sus pensamientos, no sabe que decir  ante una persona para ella tan culta. Sus movimientos, su tono, su postura, su casa. El se levanta de donde se encontraba  y se acerca a un aparato de música, de repente suena un clavicordio de los discos añejos que posee y vuelve de nuevo  a su posición.
-   Por su silencio percibo que ha aceptado la invitación. No tema. No poseo malas intenciones .Sólo notará la humedad que corrompe esta casa. Sólo notará un hombre que en sus años de existencia a vivido alejado del bullir de la vida. Espero que le guste esta música. Tal vez, no cumpla con los tiempos de ahora pero resulta exquisito el arte del ayer.  ¿No crees? No nota en las modas impuestas hoy en día algo superficial. Son como avalanchas que arrasan  con todo lo que encuentren a su paso hasta quedar en el  olvido cuando otra se acerca. Lo curioso es que la mayoría la sigue. ¿Acaso tenemos personalidad?  Somos muy vulnerables, no nos dejamos llevar por nuestra naturaleza, por nuestros instintos, por nuestros gustos  sino somos como títeres .No todos. No todos Elle.  ¿Qué opina usted?
Elle se siente confundida, es como si algunos de los pensamientos de ella él los hubiera leído. ¡Qué decir¡  Prefiere callar y dejar que su romántica voz continúe. Cada minuto que pasa siente que su gravedad se deja bañar por la de él: sus manos, su piel. La va invadiendo un deseo, un deseo no sentido hasta antes. Se extraña de si misma ante la querencia de su cuerpo.
- Me gusta su silencio. Aunque he de decirle que el silencio es lo que me ha abrazado en los años de mi vida. Sólo un leve recuerdo, de mi madre. Ya ella no está como comprenderá, se extinguió cuando yo  era lo bastante maduro para seguir sólo   para ir complementando esta tradición. Usted me mira, tal vez, le asusten mis palabras. Es un poco rara mi vida.  ¡Mi vida¡ Siempre bajo este techo , careciendo de todo lo que afuera surca, aviva , arde .¿Por qué se preguntará? Mi familia ha sido como esos árboles milenarios, en cada anillo conservan algo de su pasado. Conservar el linaje, conservar la sangre, conservar nuestras pertenencias, conservar nuestra historia. Y la mejor manera ha sido así, estar enclaustrado en estas paredes, censurando lo que corre en el exterior. Esperando  que alguien aparezca, esperando la luna llena  para que el nuevo heredero de todo este mundo particular sea varón.
Elle no sale de su asombro. Su historia parece una barbarie, pero este pensamiento se da a la fuga  con la excitación que le produce. Sólo se le ocurre decir  - ¿Tantos años sólo?
-   Si. Le parecerá inverosímil, incluso, cruel  que una mujer  a su hijo lo halla mantenido al margen de lo que transcurre en la vida cotidiana. No crea que yo pretendo hacer lo mismo .No. Si tuviera un hijo, es natural que yo quiera que se quede con todo, pero lo dejaría volar. Volar donde la sociedad lo hiciera escalar como persona. Sabe, estoy cansado. Día tras día los anhelos me desintegran y siento hacer añicos mi espíritu como ser humano  ante la imposibilidad de abrir esa puerta y respirar ; respirar los latidos del sol ; respirar del aroma que emana de los hombres ; ver el mar ; acariciar una mano ; hablar con alguien ; dar un paseo por este bosque  ; saber de la luna ; aprender del mundo . La imagen que tengo de todo ello se ha ido  degenerando año tras año sólo, los cuentos  y las narraciones de mi madre. Si, ¡si ¡ de cómo tenía que levantarse  temprano para ir en busca de pan caliente . Le parecerá  estúpido, pero son cosas pequeñas que a mi me hubiera gustado disfrutar. Es como si la estuviera viendo en estos momentos, su ser es intocable e imborrable con el transcurso del tiempo.
-   Si, le entiendo Elle siente una gran lástima por él. Un hombre que sólo ha sido por las paredes  de esa casa, como si estuviera enterrado vivo. Nota que en sus ojos comienza a delatarse una turbidez, como si se estuviera ahogando.
-   Creo que ya es demasiado tarde. Tú  mañana tienes que volver al pueblo. Debería descansar un poco.
Ante esas palabras Elle se siente algo decepcionada, quiere seguir escuchándolo, pero observa en él un agotamiento. Un agotamiento  que seguro que está acoplado a esa ardua vida.
    Los dos se levantan al unísono. Ascienden por una escalera  donde las termitas parecen vibrar en placer. Arriba existen varias puertas, todas ellas cerradas  con tela de arañas decorándolas. El abre una de ellas. Elle se queda anonadada   al ser tan pulcra y hermosa.
-   Aquí pasarás la noche. Fue la habitación de mi madre .Como se puede fijar  esta intacta  y bien cuidada. Espero que tenga buen descanso.
 Intacta  y reconfortable, como si no se hubiese tocado a lo largo de los años, como si al  polvo y la humedad le hubiesen prohibido allí dentro asentarse: atmósfera intangible a las huellas del tiempo .
  Elle  entro, él tras su paso bajo ese bastidor  se va  cerrando la puerta delicadamente. Aunque no era su habitación se encontraba a gusto ,con ganas de rastrear todo lo que interior estaba aletargado, sin embargo , no se atrevió , no quiso hacer uso de la confianza que le había dado Hule , lo consideraba como una falta de respeto a la buena voluntad de él . Tan sólo se queda con la sencillez de la habitación: una mesa de noche, una cama forjada en hierro, un comodín, un armario  y un espejo de cuerpo entero. Se desnudo; se recostó a lo largo de esa cama  dejándose atar en los países de los sueños y cuando la noche hizo diana en su profundidad y la luna ya era desertora de la ventana  despertó con un agudo escalofrío en sus carnes. Una pesadilla. Sin entender la razón se veía obligada ir al cementerio diariamente a llevar rosas carmesí. Era su propia tumba. Su madre había erigido una fosa  en la que reposaba una lápida  con el nombre de ella como signo a su personalidad. Elle la sobrevolaba entre llantos y dolor, arrodilla en ese camposanto, comprendiendo el eclipsar de todos sus sueños, comprendiendo que era rea. Rea  de las tempestades que una y otra vez le injuriaban.
    Se durmió otra vez, la música que albergaba aquella casa  la relajaba, cavilando  lo que podría estar haciendo en esos momentos él ¿Por qué a esas horas tan cúspide de la madrugada el cimbrar de la música, la misma música? Se hacía un ligero boceto de él, solapado en  un sillón a la luz de una lamparilla: leyendo, escribiendo alguna cosa, pasando horas  y horas, esas horas que no más son copia de las anteriores.
    Elle se levanto al alba, esa alba entre broncíneo y violeta cuando la bruma era ya entrada de la decadencia. Como ritual de todos sus despertares se dirigió a la ventana. Una gran ventana que daba acopio de toda esa potencia esplendorosa del boscaje. Inspiro de ese dimanar de la brisa cuando el crepúsculo es llamarada mezclada con ese paraíso. Se vistió  y bajo las escaleras encontrándose a Hule  en la misma silla cuando la noche ulterior era llama de su labia. Parecía dormido  por lo que no quiso molestarlo. Sólo le dejo una nota  VOLVERÉ.
Abre   la puerta y se larga, algo mortificada por no haber donado unas palabras de agradecimiento, ya volvería, pensaba ella. Descendió lo que supuso que había subido  en la noche. El ambiente era fresco, rejuvenecido, con más efervescencia  por él primor de las primeras tonadas de las aves. Pronto alcanzó  aquella senda que se había ofuscado  en el anochecer, reanudando así su camino al pueblo. Iba a marcha forzada, con una quimera arrumbando  sus sienes sobre    lo que le aguardaba  al llegar a su casa. En un abrir y cerrar llego a esa miniciudad, aligerando más su zancada  para más prontamente  llegar aquel cobijo  donde por seguro su familia estaría enfurecida.
    Abrió la puerta suavemente pero, tan chiquito fue su ruido como tan gigantesco las fauces  de su madre. La estaba esperando desesperadamente tras la puerta. Su chillido era sobrecogedor: terremoto arrasando toda su entereza.
-   ¿De donde vienes a estas horas? como témpano de hielo le gritó.
-   Estoy harta  de tus locuras. Acaso , es que quieres matarme  con disgustos  ¡No lo vas a lograr¡ sabes . No lo vas a lograr, antes te encierro en algún sitio  que eduquen personas como tú. Dime, Dime,..- su voz  escalaba  más y más  en una borrasca estremecedora Dime, ¿Dónde estuviste a noche ¿- de repente una sonrisa cínica se desprende de su rostro, el odio que desprende  es mortal  Me da que ahora te da por ser puta . O mejor, has estado por ahí como los vagabundos, comiendo de la basura. ¡Has destrozado mi vida ¡ Que dirán , que dirán . No digas nada, tus mentiras de serpiente han terminado.
Elle se siente indefensa, posee unas agudas ganas de derramar lágrimas que se le atragantan. Su sangre  se asemeja a río desbordándose, los calores trepan por todo su cuerpo pero, no puede hablar. Se siente  caer por unos riscos de piedra afilada  aruñando toda su piel, toda su esencia. Su excusa sería inteligible  para esa mujer mordida por un tifón, una mujer que arruina su razón de ser. Quisiera decir algo  pero es inútil luchar con muro que sólo escupe clavos, pero es imposible  luchar con ese descomunal ataque de ira.
-   Me avergüenzas, a mí y a tus hermanos.  Menos mal que se han ido así no tienen que verte.  ¡Ver un parásito como tú¡ Anoche estuvimos a punto de llamar a la policía . Si, a la policía.  ¡Qué dirán los vecinos¡ ¡ Qué dirán nuestros amigos. ¡Todos ellos con sus vidas derechas y la tuya retorcida como vela que se derrite.   ¿ Por qué no puedes ser como las demás hijas?  Sus casas, sus hijos, sus trabajos. Tú no. ¡Tú no¡
           La madre con un impulso ayudada por su desenfreno endemoniado la abofetea con un asco hacía ella anormal. Ha perdido todo ese control, ese control que nos hace humanos. De la cólera  torna a la risa, de la risa   a la cólera.
-   Ja, ja. Libre como los pájaros.  Siempre serás una desgraciada. Por qué no te miras al espejo para que veas la monstruosidad que se fija en tu cuerpo. Desaparece por favor, desaparece ya de mi vista.
Cristales rotos resuenan en las sienes de Elle  y la quema que siente sus entrañas se deshacen, se deshacen en un grito.
-   Si, me voy.
-   ¿Irte ¿ ¿A dónde vas miserable ¿ 
       La madre tira del brazo de ella  y, con una  fuerza  de puñal,  la arrastra hasta su habitación. Sigue esbozando sus chillidos, su desprecio hacia Elle, como si Elle  fuera mala hierba que ahí que degollar.
-   Métete ahí dentro. Y no salgas. Tú no destruyes más mi vida.
Con un portazo  cierra la habitación. Elle  parece aridez en su cama extendida, siente una pesadumbre removida por los remordimientos  que tira de ella languideciéndola, ahogándola sobre sus propias sábanas. Sólo discurre por una cuerda floja de espinos en su superficie. Le invade una renuncia  a su familia. Le queda un único pensamiento: desaparecer, pero, ¿cómo? Sus bolsillos andan desnudos.   ¿Pedir auxilio a Hule?  El es un pasadizo casi ilegible, una vida totalmente distanciada del rumbo de los demás, una vida inaudita. ¿Pedir empleo?   Pero, ¿ como? Solo candados. Además siendo como es su persona, necesita de algo que con su esfuerzo sea factible para estar bien consigo misma.  ¡Cae¡ ¡cae ¡ Le azota  una mar de aguas sucias  . ¿Cómo eliminarlas? ¿Cómo salir adelante?  Romper con todo con un profundo letargo,  un sueño silencioso  donde la visita de alguna pesadilla no la ciña en un sudor frío. Se arropa porque  siente que su habitación está pintada de escarcha. Cierra los ojos escuchando así el rumor escalofriante que expulsa su madre bajo ese techo. Siente la llegada de sus hermanos   y la madre no más que hace  transmitir palabras groseras e infecundas. Ellos la ignoran, normal cuando el quejido  se hace costumbre, por ello, Elle se introduce en la calma   . Se deja tocar  en el regazo de un sueño, un sueño entre nubes, nubes a ras del mar  donde ella es reflejo de el: pacífica, donde condesciende con el vaivén de la marea. Es parte del océano, de sus profundidades. Allí encuentra la mano amiga, aquella que la levanta, aquella que asesina todo el gélido caparazón apoderado de su alma. Su imagen no es nítida, sólo una sombra suspendida sobre su cuerpo.
 La puerta de la habitación se abre, es la madre que pasa bajo su oscuridad. Se acerca a ese cuerpo extasiado de tanta angustia. Le acaricia el cabello y de ella se desprende unas palabras de amor.
-   Vamos Elle. Venga mi hija. Despierta.
Elle no responde, odia ese cambio de humor: de la agresividad desmesurada  a la pasividad.
-   Despierta. Despierta. Debes de comer algo. Perdona por todo lo que te digo. No se, no se lo que me ocurre pero, a veces, no puedo controlarme.
Siempre lo mismo, se dice Elle para sus adentros: de la violencia fatal al sosiego. Su dualidad se halla desvariada   . Elle, a razón de ello, del odio es puente que se alarga al  enojo; del enojo  salta al perdón; del perdón  revela sus pupilas a su madre  a pesar del poderoso rencor  y el deseo ansioso de no palparla ante sus llamaradas.
 Y Elle se alza  con unas palabras de contrariedad.
-   Deja ya de rogar. Ya me he olvidado de todo.
-   Sabes hija. Deseo tanto tu bienestar. Un futuro próspero y positivo para ti…
-   No te preocupes, ya encontraré un trabajo. Verás que todo sale bien. Ten paciencia.
Elle se toma el desayuno  aunque no tiene hambre, pero es sumisa  a todo lo que su madre maniobra.
-   Sobre ese tema he estado hablando estos días. Y sabes, hay una señora que precisa de cuidados. Su mente se anda degenerando.  Me han dicho que paga bien. Cuando me lo dijeron  pensé en ti. Tu suavidad, tu tranquilidad, tu forma de hablar. Te nombré y describí  de tal manera que la familia acepto .Tú vas a darle una especie de clase, es decir, como si fueras una profesora. Una maestra que le ayude  a recordar todo cuanto va dejando  en el olvido y reforzar así su mente. Supongo que estás de acuerdo. Tus hermanos están contentos. Es más, hoy mismo podrías ir a la casa. A ella la cuida una enfermera  pero  en esos ratos cuando se queda sola necesita de alguien que la cuide , en el sentido de la lectura , dibujo  o cualquier otra actividad para ya su vago cerebro  .
 El entusiasmo de la madre hace amarras en Elle, se siente  indiferente  de que su madre le haya encontrado un empleo, no lo toma con importancia, sólo asume.
-   - Déjame sola. He de vestirme es la única contestación que mana de sus labios. La madre la deja, se va de su cuarto  con una derrota entre sus hombros, los tambores de su desequilibrio resuenan en su mente  ante la expresión neutral que se esbozaba en el rostro de Elle.
 Por la cabeza de Elle pasa la imagen de Hule  en ese instante que su madre abandona la habitación.¿Qué habrá pensado él de ella ¿ , dejarlo así, sin decir una palabra  . Volvería, se afirmaba cuando el trato de ese trabajo entrara en vigor.
 Mientras, Hule, había despertado hallando la nota sobre su pecho. Ante ella concebía  una ilusión sobre ella. Seguro que retornaría hacerle una visita, tal vez corta, tal vez larga  pero ver de nuevo sus radiantes ojos le hacía retozar en una pequeña alegría. Que pena, se decía él, el estar tan desmejorado con el paso de los años. Entretanto, ¿qué haría? No más con las 50 estaciones solapadas a su espalda recrearse en su pequeño invernadero: tarea fascinante con esas horas y horas bajo el calor que ahí se hacina  a ras de su piel.
  Elle con nuevas expectativas  camina bajo el cúmulo oscuro de las nubes  que parecen desunirse con la invasión del viento  en dirección a la casa de la señora que le había indicado  su madre. Las calles  se hallan desliando del crepúsculo, amainando así la primeras tonadas de las aves . Pronto llega al lugar determinado. Cuando intenta tocar súbitamente se abre la puerta  y bajo su umbral aparece una mujer que por las vestimentas que llevaba imagina que se trataba de la enfermera.
-   Buenos días  ¿Qué desea usted?- le pregunto una mujer joven uniformada
-   He venido  por lo de las clases de la señora- contesto Elle
-   Ah, eres tú. Pues con ella te dejo. Yo ya me voy. Volveré al mediodía. Pasa, pasa. Ella está en el salón sentada. Te esperaba tras pronunciar estas palabras con un cierto enojo  se va dejando a Elle en la entrada. Elle pasa, cerrando la puerta tras de si.
 La timidez la asalta  porque ella misma ha de presentarse ante la señora  pero como arrastrada por el silencio que se corre en esa casa  se dirige al salón por intuición.  Menos mal  que él salón se hallaba en la entrada  por lo que vio enseguida a la anciana. Ahí se encontraba, con un periódico que se notaba que era de días pasados  por el amarillento  de sus hojas entre sus manos de cristal y, sobre sus muslos, una manta. Elle lentamente se acercó a ella casi sin insuflar ningún ruido  para no sobresaltarla. La anciana se percato de ello, de inmediato  dijo en voz baja sin dejar de mirar el periódico:
-   Buenos días Elle. Elle creo que te llamabas. Si no estoy en lo cierto por favor corrígeme.
-   Buenos días Elle enseguida se dio cuenta de que su memoria no era tan corta.
-   Se tú nombre porque me lo ha dicho la enfermera antes de irse. Se a que has venido. Siéntate mujer. Siéntate aquí, delante  de mí. Mis ojos no gozan ya de esa claridad  de imágenes del pasado, ahora poseo como un telón de  agua turbia que se antepone a  todo lo que miro.
Elle obedece a la señora, se posa ante ella  sin interceptar su mirada. Esta  la observa de arriba a bajo.
-   Ahora te veo bien. Tienes pinta de buena persona. Una perfecta soñadora ¿Me equivoco?
-   No. No se equivoca  pero entre la realidad y los sueños somos frontera en nuestro andar.
-   Bien bello es estar entre las dos, cuando uno te atosiga saltas de campo.  Bueno, a lo que vamos. A mi no me vengas con clases estúpidas. Sólo te necesito por si yo quiero dar un paseo. De lo que te han dicho  que tienes que hacer  soy yo la que dicto.  Como no, pues  esta casa es mía y yo doy las órdenes. Como no, pues  este cuerpo es mío y el dirige mis ánimos.
-   Si señora -Elle a cada frase  asiente.
-   Unas de las cosas que detesto es que me hagan la pelota. Se natural. Me refiero a que da nauseas que seas simpática conmigo y después, tras la puerta, seas otra cosa más bien distinta. Por cierto, y esto es muy importante, no me hagas soborno, ya mi testamento esta elaborado y en el hay escrito que cuando mi memoria sea ápice de la nada  ningún cambio será admitido   . Como puedes ver la enfermedad no me agasajado por completo. De ello me alegro, así veo y siento quien me guiará  en el mañana. Pero, antes de seguir, contéstame a esta pregunta  ¿Está dando hoy el viento la lata?
-   ¿El viento señora?
-   Si Elle. El viento.
-   No. Hoy el viento parece aun dormir, se ha apaciguado. Será porque el otoño  ya comienza a arreciar para dar la bienvenida al invierno.

La anciana al sentir la palabra invierno  entra en una nave de nostalgia perdiendo su mirada en otro lugar fuera del alcance de Elle.
-   Adoro el invierno, ese manto blanco sobre este pueblo. Ay. Muy bien Elle, así podemos pasear. Te digo una cosa ¡El viento convoca la voces de los muertos ¡ Las temo tanto .
-   Si Elle no tiene otra palabra que responder. ¿Qué contestar a la extraña sensación de la anciana ¿ Únicamente  le queda seguirle la corriente  ,intentar por todos los medios no perder su trabajo .
-   Pues como el viento calla vamos a dar un paseo. Sabes joven, ya estos huesos míos están oxidados y la mejor medicina creo que es andar.
La anciana se erecto, dejando la manta que le daba calor a un lado. Se acercó a Elle ofreciéndole su mano y las dos manos se anudaron dispuestas salir.
-   Vamos Elle.
Elle andaba como perdida, no sabía al principio por donde tomar camino, pero esto no fue un gran problema  porque de inmediato la anciana piso la calle comenzó a caminar. Ella por delante, apresurada y, Elle, detrás, dejando que la anciana le tirara del brazo. La duda entonces se inmiscuyo en su mente  ¿A donde ira? Es como si ese camino se lo hiciese diariamente  y ya supiera donde iba a parar. Y así fue, tras media hora caminando bajo  el traje gris de las nubes  llegaron al cementerio  del pueblo. Bajo la sombra de las verjas la anciana se paró en seco  para decir unas palabras antes de entrar.
 - Bueno Elle. Nos encontramos en mi lugar favorito por ello  te dije  si hoy el viento azuzaba. No se lo que pasa pero el viento es precursor  de los difuntos. Cuando el nos invade siento también el acecho de ellos. Y no es que me atemorice   pero mi marido y uno de mis hijos están entre ellos. Sabes Elle, me atosigan, desean que este junto a ellos  en este campo de mármol y flores malolientes.
-Sí señora.
-   ¡Elle , no grites  que andan por todos sitios¡ Nos escuchan. Lo que tengas  que decir  susúrramelo al oído. Así, como hago yo.
-   Si señora le contesto Elle en voz baja al oído. En Elle existe una propulsión a la risa, pero intenta contenerse. Esta mujer  le hace cosquillas en sus sentimientos.
-   Vamos Elle. Entremos. No digas nada. No quiero que se enteren de que alguien me acompaña. Te diré que mi marido  es muy huraño y celoso, si te presiente se va abalanzar contra nosotras. Te insultará. Ya a muchas las ha asustado. Pero tú, no seas boba.  El debajo  de la tierra no puede salir. Aunque, no se, no se , su egoísmo  era tal: tan gigantesco , que no dejaba pisar por donde él no había pasado . Y así me tiene  siempre en soledad. Quiere llevarme a su tumba. Pero no. No lo conseguirá.  ¡Qué los gusanos se nutran bien  de sus carnes y de su endiablado ser  en los infiernos ¡
El viento comienza a dar anuncio de su llegada, una llegada temprana y vandálica  para esa mujer de años avanzados. Las nubes  se desmigajan dejando paso a un firmamento celeste. La anciana al percatarse de ello dio prisa a Elle.
-   Vamos, vamos. Tenemos que visitar su tumba. El viento es terrible látigo que se aproxima y, con él,  el eco insoportable de los que duermen bajo esta húmeda tierra.
 Cuando llegaron al lugar donde el difunto  descansa la anciana se arrodilla y besa su tumba como si él estuviera de cuerpo presente, luego, se yertó  y le dijo a Elle
- Hay que besarla siempre. Sabes, el piensa que tengo un amante  y así le doy confianza de  que mi amor vagará perpetuamente por él. Siempre ha sido un celoso  y un maldecido. Vamos hija. Vamos que el viento ya se agarra a esta tierra del inframundo  y seguro que nos querrán arrastrar junto a ellos.
Elle no contesto nada, su mirada estática sólo se mecía al son de los movimientos de la anciana. La anciana acelerada quería salir ahora del cementerio, como una huida. Elle ni se inmuta, acata todo su ritmo, cualquiera diría que aun no se estaba eclipsando con esa gran vitalidad. Sólo le da cierto respeto esos cipreses  plagados por todo el cementerio, parecían lanzas verdes que anhelan derrotar todos los sueños, esos sueños  que como pellizco a veces se le aproxima y Elle quiere censurarlos de sus pensamientos. 
-   Venga que ya estamos casi fuera repetía una y otra vez la anciana. Elle estaba ahora como alejada, como descompuesta, una tristeza  la inundaba deshojándola como las alas de mariposa. Huele que todas sus añoranzas se hallan putrefactas al dejar sus huellas por esa superficie de mortajas, de estatuas sin nombre.
-   No sientes hija. Ya empiezan a dar la tabarra. Mira Elle. Mira que son pesados, viven su vida como han querido y ahora no dejan descansar a los que todavía les quedan un camino por seguir .Mi marido no más que es un  aroma de la penumbra junto a ellos. Un ahorro por aquí, un ahorro por allá. No ayudes a nadie. Tanto trabajar  y trabajar para irse al agujero como un miserable, un rata diría más bien. Y yo ahora tan feliz. Si tú supieras el martirio  que me dejaba pasar. Si tú supieras... Tenía dos máscaras: una de machete para mi  y una de payaso   para los demás. Bueno, menos mal que hemos llegado a la salida. Uf, que alivio.
A la anciana el sudor  era riachuelos bañando su frente. Elle cogió un pañuelo de su bolso y muy suavemente la seco: con suma fragilidad,  como si acariciara una pluma.
-   Gracias Elle dijo melosamente a Elle pasándole sus delicados dedos por la mejilla, tras ello, se viro escupiendo en la puerta del cementerio. Elle la observa tiernamente. 
-   -¿Sabes hija? levanto la cabeza hasta tocar con sus ojos  la bóveda celeste.
-   Si musito Elle
-   ¡Que se pudra ¡ Vámonos ya .
Y de nuevo con esa marcha vigorosa  tirando de Elle la anciana se puso en camino. Elle atina a donde va  por lo repetido de las calles, como si la misma escena entrara otra vez  en acción.
 Cuando Elle hubo dejado a la señora en su casa  continúo su ruta, su destino. Ese vaivén por unas horas en la travesía por las callejuelas  hasta topar por ese camino  que la emborracharía de manera benévola por el elixir del boscaje.
El frío es cortante, es navaja que resbala por la tez de Elle   , significando, que ya se dejaba entrever los primeros relámpagos del invierno. El viento pesa, ¡se ha vestido tan denso¡  Eximiendo así por completo las nubes que quedaban   . Los  arroyos abundan, arroyos donde su rostro no se refleja por el centellear aun de esa bola de fuego que coexiste con la tierra.
Elle mientras teje sus pasos, sus pensamientos se mezclan entre la paz de su interior y los de Hule. Hule mientras es lectura de agujereados libros  también tambalea en las aventuras que ellos narran y en  Elle. Ella, con algo de detrimento   en lo que acontecerá cuando lo halle, cuando lo halle allí, en esa casa descolgada de toda civilización, cegado  por ese carril de tristezas por donde pasa su ala. Él mortificado  a  sabiendas de una vida divergente  a cualquier otra: esa congoja que nos apresa en un retraimiento bajo un círculo glacial. ¿Regresaría ella?  En un haz intuitivo  le daba positivo, lo presentía. Presentía su cuerpo adosado al de Elle, presentía el arrojo de su vida por un viraje de su rumbo, un rumbo hacia aguas más mansas, donde la colonización del amor  fuera belleza gobernando su vida. ¡El amor¡  Frontera aunque halla ortigas en su ancho hay que abordarla  para  ganar la felicidad y ese bienestar consigo mismo .
Elle ante los rompeolas de la duda sigue.  ¿Resultará bien retozar en esa vida subterránea?, se pregunta  una y otra vez. Por qué no. Con una vista atrás construye un perfil de sus aventuras amorosas, de amigos,   y todo ha resultado  ser un fracaso: la pureza no era magnificencia  de esas miradas, esas miradas que te rehúyen demostrando  la opacidad del abrazo más sincero. Todas habían sido errores  que no más que fueron engrandecimiento para la potencialidad de su carácter. Ahora, más segura, más aplanada ante algún evento que se remueve en la cólera. Ahora ,  más falsa ante esos extraños en su vida  pero , sin embargo , en lo más íntimo , conservaba sus vivencias secretas : su yo , ese cosmos que pocos pueden burlar si no muestran su lado natural , si no se muestran así mismos .
En la corpulencia  de la senda  que daba la casa de Hule el azahar salvaje dotaba de esplendor ese paraje, el follaje cincelaba las facciones de Elle recubriéndolas de un brillo sobrenatural. El acallar de las aves hacía más intenso el aroma, sólo , el sinuoso tintineo  de un hilo de agua y la hojarasca crujiente a su paso apagaba la fragancia de esos naranjeros silvestres . Ellos, esas bellezas de la madre tierra perecerían con la llegada de las nevadas,  así mismo  como el pueblo  sería silencio en sus calles. Jornadas más cortas pero más cálidas en la fortaleza del hogar.
          Al llegar a casa de Hule se hallo con la puerta entreabierta.  ¿Qué hacer? Pasar o no. Mejor sería tocar o esperar la aparición de él.  Elle se afinca en la primera idea  como aquella primera vez en la noche pasada  .La espera no fue  por mucho tiempo. El apareció ante ella  con otra tonalidad en sus ojos, sus dos estrellas azules eran como un halo ofreciendo calor a Elle.  Está más arreglado aunque su vestimenta  es de antaño, tal vez, ni de él sino de sus antecesores. Invita a Elle a pasar  y ella con una gran elocuencia de pasión desata su opresión y lo abraza  ¿Qué hacer?, se pregunta él. Nunca había tenido tan cerca de su piel a otro ser humano, tan sólo, el leve recuerdo de su madre. Se siente torpe. Se siente inexperto, con un enrojecimiento de pies a cabeza, con un estremecimiento inherente a lo que había sentido o imaginado en los años de su vida. Para él, es una situación trascendental, una situación intangible remontando los días  que había dejado a lo largo de los años.  Sus candiles, ya  lejanos de ser tundra de tierras lejanas se revolvían  en lágrimas. La  emoción es tan titánica   y necesita tanto calor. Sí, mucho calor  a igual que Elle.
     Que más da derramar lágrimas, descomponerse en ese mundo  donde somos vuelo fugaz del rocío de la melancolía que nos acosa.  Que más derramar lágrimas  como trinar funerario de una despedida, despedida a esa desolación que nos embriaga.
    De las lágrimas al deseo; del deseo al abrazo; del abrazo a los labios; de los labios a la lengua  y de ahí una mirada que vaga sin ruta, sólo, el ardiente epicentro de dos corazones. Cuerpo a cuerpo. Sexo a sexo   . Volcar por el polvoriento suelo de piedra deshabitando de sus cuerpos  la ropa. Roce de piel con piel  como aire que acaricia dos rosas rojas que se aman, como dos pardelas  en la caída libre en el océano  ¡Sí¡, ahora eran un océano degradando todo aquel rumor que pudiera surgir de su amor que de bien seguro que estallaría con el paso de los crepúsculos en que los dos sería  parte de uno ¡ Sí¡ , ahora serían sobrevivientes del exilio engendrado mutuamente al compás de sus corazones .


Fin