viernes, febrero 13, 2015

Hubo un tiempo...

Hubo un tiempo en que ella se arrugaba como hoja quemada tras los pétalos idos. Como monte buscaba las filigranas solares y después cuando la noche llegaba se encogía en un rincón de algún tronco que le diera calor. Encendía una hoguera y danzaba a su derredor para calentar su corazón. Hubo un tiempo en que ella se creía enamorada de los besos alados de una sonrisa, de las esquina donde algún que otro rostro la miraba a modo de saludo. Pero todo se esfumo como la canción que cansa, que agota. Todo se hacía añicos, se difuminaban en un espacio muy corto de tiempo. Por  ello se alejó, cayó bajo un pozo donde los sueños son muertos que vienen y van en cada suspiro. Tendría que olvidar. Olvidar y  apilar escalones para ascender a la esperanza de unos ojos que te miran y se quedan, se quedan. Hubo un tiempo en que ella era una anciana mano que se posaba sobre cirios para quemar cada dolor, cada pena, cada perdida. Y tendría que olvidar. Olvidar e ir tras unos gatos  azules que maúllan a la luna como llanto evadido y buscar en esa luz el recuerdo bello  de sus noches de insomnio. 

2 comentarios:

FÉLIX M. ARENCIBIA dijo...

Hermosa poesia, Dunia.

DUNIA dijo...

Gracias Félix por tus palabras y por leerme. Abrazos, Dunia