martes, febrero 21, 2017

HUECA...


Hueca.
Profunda.
Extravío de los ojos
Bajo los columpios del atardecer.
Lluvia.
Viento.
Expansión de las manos gélidas
Sobre la estancia vacía.
Eco.
Pasos.
Eclipsar de las huellas
Ancladas en el resurgir de la huída,
En el utópico deseo
Amparado en las raíces putrefactas
De la nada.
Niebla.
Penas.
Ahogamiento de lágrimas
En la acogida de un espejo
Que te miras
Que te observas
Estallando en el rincón
De las aves muertas,
De salones desvalidos
De pilares para la danza del fuego.






domingo, febrero 19, 2017

Se ha ido...

Ya me he ido. No intentes buscarme más por esos lugares donde la cima es grito del silencio. Sí, ido. No más llantos. No más del querer lejano. Estoy cansada, alas negras pesan en mi espalda. Esculpo hogueras en lo gélido de tu mirada y se pierde, se eclipsa bajo los techos ahogados de la sin razón ¿Para qué sacrificarse? Todo es baile de púas rondando a ras de mis pisadas, ahora, lejos. Muy lejos, donde el tic-tac de las horas desaparece a la vez que balanceo mi cuerpo al viento, al viento.
Se fue. Escucho su mirada en mi pecho con celeridad. Solo me queda su despedida llana y pacífica en mi derredor. La casa vacía. Observo desde su ventana su marcha, lenta, segura. No mira atrás, es definitivo, es infinito sus pasos ausentes entre estas paredes teñidas de llantos. No iré a por ella, la dejaré. Libre…sí, libre. Libros y más libros. No más que hacía leer, crearse un mundo invisible, paralelo a sus sueños. A por ellos va. Yo ya no soy nada. Comienza a llover, hace frío, jornada oscura se aposenta frente a mí. No, no intentaré buscarla. Me quedaré aquí sentado, presto a la vida difuminada por unos instantes. Espero que la eternidad no me ampare, no me aprese en sin sentido ante su ausencia. Libre y libre, ya está.
Una cierta luz me atrapa aunque llueve. Gotas frescas en mis huellas, ya lejanas, ya inexistentes para el vuelo de él. Lo imagino sumiso en sus pensamientos ¡Qué habré hecho¡ se dirá. Sí, has hecho mucho daño. Tu dejadez, tu hastío ante mis ojos, ante el aroma perenne de esa casa, nuestra casa. Libre. Si soy libre, tan libre que el reverder de mis manos aspiran a la melodía de la serenidad. Libre. Si soy libre, tan libre que el eco insonoro de mi dicha me asciende hasta las cumbres más altas.

Ojeo sus notas. Tal vez debería romperlas, hacer cenizas de una relación desembocada en la nada. Solo habla de una soledad cimbreante, de una soledad  aunque mis caricias surgieran en pequeños instantes. No. No había amor, solo posesión de los cuerpos flotantes entre sábanas ¡Qué más da¡ Todo ha acabado. Se ha ido.

sábado, febrero 18, 2017

Nubes espesas...

Nubes espesas, muy espesas. ..de cierto aroma cenizo se hallan tras ella. Camina y camina con muchas bolitas de papel en sus manos, envejecidas, frágiles, gozosas de la vida. No mira atrás solo el sendero liado de arboledas que le dará la sombra de sus pasos. Ya ha llegado al lugar.  Un lugar virginal, ciego para aquellos que no rondan la naturaleza bella, perfecta diría yo. Deja las bolitas a un lado, sobre una roca por si la humedad que desprende ese boscaje las destrozará. Cava y cava con sus manos envejecidas, frágiles, gozosas de la vida un gran agujero.  Las introduce dentro y piedra tras piedra va colocando como suplica a un dios inexistente.  Al llegar al nivel de la tierra la tapa con resto de hojas secas, de hojas tiernas que hay alrededor. Despacio, en progresión de una despedida desorientada se yerta. “Que estas cartas aquí mueran como nacieron, en el vientre de la madre naturaleza, en el esbozo de una sonrisa de amor y singladuras a través de los años. Yo ya no tengo fuerzas. Cansada…cansada de todos estos años en que he sido correrías en cada horizonte del amanecer”, se dice.  En vertical  y alzada sobre si misma comienza una danza, una danza lenta y pausada de las almas ahí depositadas.  “ Aquí os dejo, en el regazo de la tierra como hijas de los astros que llegarán al anochecer, como hijas de un sol complaciente cuando el día se aproxima. Hoy , sin embargo, luce una jornada gris. El llanto del adiós, de la ida. Adiós a los amores , a los amigos que han colmado mi existencia. Ahora me voy, vuelvo al rumiar de una urbe donde nada se detiene, solo aquí…aquí donde el paso del tiempo es estático,  eviterno. Adiós” y se va. Retorna como mujer enderezada en los derroteros de su andar. Ahora que ha lapidado todo su ayer se siente bien , con sus manos vacías, envejecidas, frágiles, gozosas de la vida vuelve. Vuelve a su casa. Sí, esa cuya ventana da un árbol donde los herrerillos alegran con su canto. 


martes, febrero 14, 2017

Tam...

Tam… Tam, el regreso del viento norte nos emancipa de la rutina. Estamos esperando el derivar de barcas que en el infinito de los deseos desembocan bajo las inclemencias del oleaje. No hay corazones a la vista. La oscuridad se endereza y viene voraz a someternos a las profundidades de los océanos.  Un mundo abisal cuyo rugido nos estremeces, nos desvía de esa ilusión de la mirada. Aquí el frío es aberrante, los ojos caen presa de la sepultura cuando el amor de espalda nos dice del fin. Tam…tam, saltan los cristales de una ventana entreabierta en el golpear incesante, monótono. Cristales rotos que nos ahuyenta del querer. Regresamos a nuestra cueva y ahí amontonamos piedras y piedras. Un cúmulo para alzar la hoguera del abrazo a la calidez, al recóndito aislamiento de nuestras pisadas. A veces olisqueamos el exterior, pero aquí tan protegidos de la aberrante verdad nos hace cerrar los párpados y ser horizonte de los sueños ¡Qué bueno soñar¡ Aquí, con la sintonía del callar de los últimos luceros.

sábado, febrero 11, 2017

Ahora...

Estoy ahora ascendiendo por pedregales ausentes ya pinares en la vieja cumbre. Bañada de leche de cabra murmuro al silencio de estas altitudes. Me hallo sola, columpiada por cierto sueño enhebrado en las costas de los idos. MI cuerpo blanco, mis manos ligeras, frágiles, sumidas en un deseo que me hace cimbrar por cada zancada que doy. Ya estoy en la cima. Un mar de nubes le resta a mis ojos los sonidos de la civilización. Yerta,  con los brazos en altos clamo una canción…una canción que siempre se asoma a la llamada de la madre tierra, de los anhelos. Hace frío, no sé, uno o dos grados. Yo, segura, conforme a la línea serpenteante marcada por las jornadas me alojo bajo este maravilloso paraje. Intento retroceder, me dirijo a mis ancestros.  Grito “ Venid, venid al son de un tiempo inexistente, de un tiempo alejado de la celeridad de los días. Venid, venid aves de este templo de cristal  a picotear cada una de mis emociones, cada uno de mis sentidos en el rigor de la libertad, de la paz”. Un manantial no muy lejos suena, voy hacia él. Meticulosa me lavo hasta ser de nuevo yo. También bebo de él, de la veracidad de sus palabras ininteligibles para aquellos cuyos cirios se ocultan tras la máscara.  Leche de cabra derramada en mi bajada a lo que dicen normal. Mientras desciendo soy plumas de colores en la danza del adeus.  Adiós al monte virgen que ondea la verticalidad de cada instante feliz. Adiós a las ramas que me azotan con una leve caricia en el momento de ser presente ante lo real.

miércoles, febrero 08, 2017

Divagaciones de una mañana de febrero...

Hace frío,
Color que se expande y contrae
A través de ojos amarillos
Al encuentro de sus huellas…

Nubes plomizas. Estancamiento del cavilar mientras los pasos amplios se introducen en las leyendas de naves vacías. Una hoguera. Cuerpos que se agotan en el transitar divisorio de un universo añejo ante la mirada. Nos fijamos en nuestra vida, galopa tras el horizonte sombrío de la duda. Aquí estamos ¿Qué sería de los otros? Caminos inversos a lo cotidiano de nuestras rutas, a lo mejor una existencia en la plenitud de los sentidos. Mientras estamos aquí, andando, andando…en las sombras del callar, del enraizado musgo engendrado por nuestro vientre. Ellos, allí, en el gozo de nuestra caída, en la desmemoria de la amargura ¡Venga¡ ojala el cosmos conspire contra los abusos, la intolerancia, las batallas sanguinolentas y seamos paralela senda donde todos somos uno, donde la dualidad de los desnudos seres sea inclusiva en el paso de las estaciones bajo la memoria antagonista a la fugacidad del tiempo exquisito, sonriente.



sábado, febrero 04, 2017

la noche

La noche. Un espejo. Ella frente a él. Se toca, se habla, desciende al yo infinito contrario a la conciencia. Sus manos arrugadas tocan con su palma el espejo y se habla, se habla…
X:
 Ja, me dices que sí, me dices que no. Balandros vuelan por tu cabeza en busca de su interior. Siempre dices decir que la paz se apodera de ti cuando las batallas alzadas sobre montes oscuros apuñalan todo aquello que es inverso a nosotros. A veces no te entiendo. Saboreas tu aislamiento con el tremor de un mundo que se vuelve bizarro, cenizo. Prefieres estar así. …Muy bien, perfecta realidad asaltada por la imagen azulada a ras de ti. Ahora no me ves. No quieres conversar sino alejarte en el ritmo de las agujas de un reloj inexistente. Estás estática, mientras yo, soy relativa celeridad frente a los mismos acontecimientos ¡Despierta¡
Y:
¡Aléjate de mi¡ Sí, prefiero respirar el aroma de mi piel, de cada paso por este pasillo en soledad. No acepto tu forma de convencerme, de manipularme. Ya sé, ya sé todo lo que se aguarda ahí afuera: ventoleras devastadoras al encuentro de la muerte. Una muerte blanca, negra, sombreada por ojos infértiles, inamovibles, idos de la mano de la existencia ¡Déjame en paz¡ No ves que estoy ocupada. Así, bailando, cantando al son de herméticas murallas que solo me dan silencio, respirar. Estoy harta ¡harta¡…de este cuadro salpicado de tachaduras contra la humanidad. No…no me gusta. Me desagrada, me hace….me hace impotente.
X:
Y ¿por qué lloras ahora?
Y:
Eres tú. Tu culpable de este romper de mi dicha. Déjame cantar por favor. Aunque sea por unos instantes que se ofuscarán con el tiempo ¿Dónde te has ido? Ven, ven de nuevo. No me dejes. Sí, saldré con plumas blancas en mano y las haré…las haré navegar hasta el último rincón de este planeta consumido, asfixiado.
X:
Sí, vamos. Agárrate fuerte amiga, cruzaremos la trinchera, las vallas de púas y seremos felicidad, una paz compartida, libres….muy libres.