jueves, marzo 23, 2017

ELLAS. CAPITULO 5(NARRATIVA)

Todavía. Si, todavía ando y ando por estas calles solitarias. Mi ropa ya está seca pero un cierto helar llega adentro, muy adentro. Intento encender un cigarrillo y mis manos me tiemblan ¡Mierda¡, lo necesito. Necesito apagar mis ansias, mi hastío a estas horas de la madrugada. Una luna que emana el brillo de los desaparecidos. Aquellos que con sus ilusiones se embarcan en la nada y no más son recluidos en campos donde las trincheras son navajas afiladas. Me los imagino ahora, en ese desorden, en el resonar de sus pulsos caídos. Ella estará igual. Sí, Anne ¡Anne¡ ¡Anne¡, me apetece gritar. Alguien se asoma de alguna ventana y no más que dice silencio o llamo a la policía. Me callo, sigo con un paso apresurado, huyendo de esa calle. Campos de refugiados donde los desastres y la injusticia abogan en el crujir del lamento. Nosotros lejos. Este mundo se eclipsa. Cada vez menos humanos, nuestra racionalidad mantiene al margen el dolor ajeno, de aquellos cuyos huesos son hermanos a los nuestros. Sí, todos iguales. No entiendo la partición del camino que anhelamos, que necesitamos. Fronteras y más fronteras nos hace ser enemigos de unas manos iguales a la nuestra. Prejuicios nada más. Creencias que declinan ante un dios que se disfraza, que cambia sin darnos cuenta. Yo no soy creyente, creo en la humanidad, en ella, en Anne. Pero Anne no me quiere, nunca. Solo hemos sido unos buenos amigos donde la libertad de la mentira llegó muy alto. Todavía. Sí, todavía ando de esquina, en esquina con mi maleta, con la luna al encuentro de algún hostal u hotel. Buscaré en mi móvil, no lo había pensado. Bah…me he quedado sin batería. Necesito dormir y dormir para despertarme luego de este mal sueño, de esta pesadilla.  La noche con lentitud sigue su ritmo. Yo paralizado, estático bajo una farola donde los mosquitos giran y giran en una danza monótona. Ya sé, pararé un taxi y preguntaré. Mi cabeza da vueltas y vueltas al suceso de ayer y por ahora no comprende. El vacío me hunde por grutas tenebrosas del callar y la soledad ¡la soledad¡ Qué es eso…no sé, tanto tiempo juntos, tantas risas localizadas ahora en la tempestad de mis entrañas. La luna me acecha, su halo es cómplice de estos momentos que serán eternos en la memoria.
-        Dígame señor, conoce algún hotel cerca.
-        Sí, suba caballero.
Me subo en el taxi. El mira por el retrovisor. Ve mi llanto. Mi llanto largo y denso. No dice nada. La ciudad solitaria. Escucha la radio canciones melancólicas, nostálgica. Me gusta, entro en calor. Le pregunto la hora y me dice que son las cuatro de la mañana. Llegamos a un hotel, me bajo y le pago.
-Buenas noches. Anímese usted y gracias.
- Buenas noches. Gracias por este recorrido.
Gracias por este recorrido. Sí, me ha sido muy grato con ese hilo musical que tenía puesto. Ahora me queda descansar. Entrar en hotel y pedir habitación. Es pequeña pero cómoda. Me desnudo y me doy una ducha con agua caliente, muy caliente. Me siento en el sillón y escribo hasta que el sueño me amarre.
Querer.
Oscuridad.
Luna ennegrecida
Tras el llanto de la caída.
Cieguetud .
Adiós.
Madrugada invertida
En los pasos de la nada,
En la pérdida de una sonrisa.
Envés
Vida.
Nuevos rumbos
Tomarán la rutina
De ojos yermos
Bajo el insomnio
De las cicatrices,
De las balas emergidas
En acantilados de hiel...






viernes, marzo 17, 2017

ELLAS. CAPITULO 4 (NARRATIVA)

Ellos, aislado en la incertidumbre del qué será. Seguro que ya a estas horas él se habrá ido, refugiándose en el desorden del engaño. Y ella, mi querida Anne…¿Cómo estará? Lo aprecia, ha sido tan benevolente…tan exquisito con el rumbo de sus pisadas. El tiempo trajina en caos. Una primavera por venir y un invierno por irse. Todo está revuelto. Llueve, no llueve. Un astro rey que inspira a los pájaros desorientados ante la venida de nubes densas, pesadas. Hoy me encuentro pesada. No sé, no me gustan estas cosas. El deteriorado me lo imagino. Ella sumisa en un vaso de alcohol arrojando todo lo que le quedaba de él. Ay querida Anne te precipitas por riscos por no asumir tu verdad, tú única verdad ¿ Para qué lo intentaste? Supongo que para agradar, para complacer a los que te rodeaban. No pensaste en ti. No te paraste y escuchaste la reconditez de tu alma. Todo esto me apena. Sufrimiento, temor por ti ¿Qué hago ahora? Estoy aquí, en el trabajo dando clases de matemáticas. Ecuaciones y más ecuaciones, derivadas, integrales y áreas ¿Qué área te has marcado? Supongo la de un hoy incierto. Ya sé que no querías dañar. Al final todos han terminados en tumbas flotantes de heridas que tardarán mucho tiempo en cerrar. Sé que te encerraron en tus singladuras, te rechazaron en el ayer. Sí, lo recuerdo. Tu cuerpo desnudos para observar de que sexo eras, tu ser espantado ante los gritos injustos de esos que no aceptan a la persona por cómo es sino la apariencia. Así estás, eclipsada, inmersa en el que dirán. Qué digan lo que digan no es asunto tuyo sino de ellos. Un cierto temblor se apodera de mi, la preocupación, el interés de cómo estará. Me embarco en estelas sin luen el camino hacia su casa. La noche me resguarda con sus astros emanando a medida que las horas pasan. Sobre un arco de pétalos de rosas llegaré y sonreiré. Tal vez logré salvarla de las tierras movedizas que se mece. Crecer y crecer bajo el techo del querer, de la belleza casi perfecta de la intimidad, del suculento roce de la caricia surgida en el regazo lapidante del ayer. Me ando y en vertical me expansiono bajo su techo, su techo maloliente de amores insanos, impuros, llevados por las corrientes de alas moribundas hasta el fin, hasta el cansancio.

Camino y camino, ficus ambulan a mi alrededor, jardines donde la sombra de la madrugada esconde el misterio de su nuevo nacer cuando el astro rey se emancipe de la luna. Camino y camino hasta su casa, hasta su puerta moribunda donde el tremor de los sentidos contagia mis pasos precipitados. Sola, no hay nadie en la calle solo el eco luminiscente e intenso de las constelaciones invernales. Toco y toco. Nadie responde. Noche gélida que me hace acrecentar el temor sobre mis espaldas. Toco y toco. No hay luz de sus huellas. Merodeo la casa con cierto sudor, cierta desesperación. La preocupación se cierne en mi cabeza, latidos con la celeridad de que algo va mal ¡Ay querida Anne¡ ábreme, estoy aquí a los pies de estas paredes que me encapsulan en desasosiego, en miedo…tanto que me retuerzo. Quizás debería de haber venido antes pero no quería encontrarme con él. Creo que me equivoqué, que lancé mi cavilar en una discusión entre ellos que tal vez no haya existido. El, tranquilo, monótono, sumiso en su quehacer diario, tan absorto…que no se daba cuenta que ella ocultaba la realidad de sus deseos, de su amor. Se habrá ido, me lo imagino con hombros bajos, resignado, perdonándola, rechistando en sus entrañas que estúpido ha sido, siempre trabajando y trabajando. Ella, en estos momentos, dentro de esta casa. Toco y toco pero la negatividad de sus sentidos chocan con mi insistencia. No…no quiero pensar mal pero a veces se me alteran las neuronas y persigo lo peor. Ansiedad. Siento ansiedad, un ahogamiento por la desesperanza ¡Abre mujer¡ Soy yo Laura ¿Me escuchas? A lo mejor duermes. Eclipso mis ojos e inspiro y espiro…tres, cuatro, cinco, infinitamente hasta que sepa algo de ella ¡Ya basta¡ Un perro flaco se me acerca, me olisquea. Supongo que se preguntará que hace a estas ahora. Se va, huye con el rabo entre sus patas. Estoy nerviosa, muy nerviosa…inspiro y espiro…tres, cuatro, cinco, infinitamente ¿Es una luz lo que observo? Sí, una luz dentro. El alivio sobrevuela mi desquiciado corazón. Inspiro y espiro…tres, cuatro, cinco, infinitamente. Serena, tengo que estar serena…luna, gracias por escuchar, estás abrigando mi entereza. Ya me recupero. Pasos y pasos, lentos, muy lentos. Ella abre la puerta. Ella cadavérica, fantasmal silueta que ni saluda. Se va. Entro. Entre la duda y la verticalidad la persigo con mis ojos. Se sienta en el salón. La casa desprende cierto mal olor, alcohol y vómitos, vómitos y alcohol. Ella vive, el sosiego penetra por mis piernas hasta llegar a mi vientre. Antes de hablar con ella limpiaré y limpiaré. La dejaré que termine este distanciamiento con la tumba y la recuperaré en los pilares del querer, del abrigo de la belleza de una caricia ¡Venga mujer¡ me digo para mí misma. Vamos a asear esto para cuando ella nazca... 

jueves, marzo 16, 2017

ELLAS. CAPÍTULO 4(NARRATIVA)

4

Ellos, aislado en la incertidumbre del qué será. Seguro que ya a estas horas él se habrá ido, refugiándose en el desorden del engaño. Y ella, mi querida Anne…¿Cómo estará? Lo aprecia, ha sido tan benevolente…tan exquisito con el rumbo de sus pisadas. El tiempo trajina en caos. Una primavera por venir y un invierno por irse. Todo está revuelto. Llueve, no llueve. Un astro rey que inspira a los pájaros desorientados ante la venida de nubes densas, pesadas. Hoy me encuentro pesada. No sé, no me gustan estas cosas. El deteriorado me lo imagino. Ella sumisa en un vaso de alcohol arrojando todo lo que le quedaba de él. Ay querida Anne te precipitas por riscos por no asumir tu verdad, tú única verdad ¿ Para qué lo intentaste? Supongo que para agradar, para complacer a los que te rodeaban. No pensaste en ti. No te paraste y escuchaste la reconditez de tu alma. Todo esto me apena. Sufrimiento, temor por ti ¿Qué hago ahora? Estoy aquí, en el trabajo dando clases de matemáticas. Ecuaciones y más ecuaciones, derivadas, integrales y áreas ¿Qué área te has marcado? Supongo la de un hoy incierto. Ya sé que no querías dañar. Al final todos han terminados en tumbas flotantes de heridas que tardarán mucho tiempo en cerrar. Sé que te encerraron en tus singladuras, te rechazaron en el ayer. Sí, lo recuerdo. Tu cuerpo desnudos para observar de que sexo eras, tu ser espantado ante los gritos injustos de esos que no aceptan a la persona por cómo es sino la apariencia. Así estás, eclipsada, inmersa en el que dirán. Qué digan lo que digan no es asunto tuyo sino de ellos. Un cierto temblor se apodera de mi, la preocupación, el interés de cómo estará. Me embarco en estelas sin luen el camino hacia su casa. La noche me resguarda con sus astros emanando a medida que las horas pasan. Sobre un arco de pétalos de rosas llegaré y sonreiré. Tal vez logré salvarla de las tierras movedizas que se mece. Crecer y crecer bajo el techo del querer, de la belleza casi perfecta de la intimidad, del suculento roce de la caricia surgida en el regazo lapidante del ayer. Me ando y en vertical me expansiono bajo su techo, su techo maloliente de amores insanos, impuros, llevados por las corrientes de alas moribundas hasta el fin, hasta el cansancio.
Camino y camino, ficus ambulan a mi alrededor, jardines donde la sombra de la madrugada esconde el misterio de su nuevo nacer cuando el astro rey se emancipe de la luna. Camino y camino hasta su casa, hasta su puerta moribunda donde el tremor de los sentidos contagia mis pasos precipitados. Sola, no hay nadie en la calle solo el eco luminiscente e intenso de las constelaciones invernales. Toco y toco. Nadie responde. Noche gélida que me hace acrecentar el temor sobre mis espaldas. Toco y toco. No hay luz de sus huellas. Merodeo la casa con cierto sudor, cierta desesperación. La preocupación se cierne en mi cabeza, latidos con la celeridad de que algo va mal ¡Ay querida Anne¡ ábreme, estoy aquí a los pies de estas paredes que me encapsulan en desasosiego, en miedo…tanto que me retuerzo. Quizás debería de haber venido antes pero…



martes, marzo 14, 2017

ELLAS. CAPÍTULO 3

3

El sol vuelve de su remota estampida de nubarrones. Salgo. Necesito cualquier bar lejos, muy lejos, donde los vecinos no rumoreen mi conducta. Con celeridad bajo dos calles más. Ahí, en una esquina, un bar de borrachines, si de esos en los que entras al baño y está cubierta de mierda y mal olor. Me siento en un rincón y llamo al camarero. Le pido un vaso de vino. Rápidamente atraviesa mi garganta seca, mi garganta engarrotada, mi garganta que pide más y más. Otro y otro, me lo tomo a la misma velocidad. Pago. Intento levantarme e irme de ese lugar, todos me miran. Mis ojos lagrimosos es señal de lo que pueden o no pensar. Una mujer ahogando sus penas en el alcohol, eso dirán. Me balanceo y cierto mareo hace que mis piernas tiemblen, que cada paso que intento dar es como si danzase en el aire. Todo para mi es doble, una distorsión que me embarga en penalidades. Me voy. De farola en farola voy sosteniéndome. Intento estar erguida pero la fatiga brota y me consume. Vomito, los transeúntes ni se inmutan. La pestilencia que debo soltar lo dice todo. No sé como llego a casa. No atino en la cerradura por unos momentos, pero ya…ya logro entrar. Todo me da vueltas. El baño…el baño. Sigo vomitando hasta quedar desfallecida. A cuatro patas llego al salón, me siento en el sillón. Vueltas y vueltas…caigo en un letargo, no por mucho tiempo.  Despierto, veo una luz penetrar por mi ventana. Cavilo por unos instantes. Una luz que viene a por mí como parte de mi espíritu mundano. Intento tocarla pero me doy cuenta de que es la luna, la maravillosa luna: grande, exultante, bella. Me yerto y la miro y le hablo “ ¡Por qué¡ ¡Por qué de esta situación¡ Me alcanza un baile de desdicha y me columpio entre la duda y la realidad. Sí, tenía que irse pero sobre mis espaldas pesa el daño. Un daño irreversible ¡Por qué¡ ¡Por qué¡…galopo en el vértigo , en la maldita esencia que me ata. Yo. Sí, soy yo. A ella la quiero y a el no. Todo ha sido muy largo…largo para corazones en el regazo de la lealtad ¡lealtad¡ ah que asco de palabra. No, no lo soy. Solo un ser que juega en dos bandos…no sé, por lástima, por aprecio o por qué se yo”. Callo. Silencio. La noche viene con su eternidad en los pensamientos, en lo embustera que he sido. Arrepentirse o no. Mis piernas perdidas en una resaca me hacen caer. Y caigo. Me arrodillo ante la oscuridad de mis ojos  y amarro lo que queda de mi. Siempre, amigo, amigo mío…Agárrame luna y llévame donde la existencia no sea tan cruda, tan hiriente. Cierro los ojos, quiero dormir. Las horas pasan y solo hago recordarlo, regenerando un no sé que de arrepentimiento...

viernes, marzo 10, 2017

ELLAS.CAPÍTULO 2(NARRATIVA)

Me he ido. Sí, y qué. Qué le importará a ella. Me observa en la lejanía desde la venta donde fue nuestro hogar…nuestro hogar, ja. Me consideraba sincero, honesto, benevolente con ella. Pero no sé lo que ha pasado. De espaldas a mi ha estado esta mañana pronunciando lo que no se atrevía, lo que guardaba hace años ¡márchate¡ Vete de aquí esto no es el bajo techo donde las hogueras de amor chispeaban. La mentira la azuzado todo estos años, todas esas estaciones donde la algidez de nuestros labios se empapaban de un querer afortunado ¡Qué tonto fui¡ Miro atrás, ella ahí. Sonrío y disimulo mi angustia en una margarita que arranco de un jardín.  Llueve, alargamiento de la agonía en paralela proposición de la despedida. Pero quien será, quien será que le despierta tanto entusiasmo, esa sonrisa cohibida ante mí. Sí, ante mí. Por qué no era por mí. Tirito. No ha llovido fuerte pero la humedad me cala hasta los huesos. Yo sigo, me voy con mi entereza mojada, con un llanto infinito por aquella que tanto apreciaba. Para está asquerosa llovizna. Arrastro mi maleta con mismas ganas de vivir. La duda me envuelve…tal vez pueda regresar, recuperar aquello que fue y que entiendo ahora no era. ¡Dioses del universo¡ amparar mi locura del querer. No. No me puedo creer después de tanto tiempo solo. Estoy cansado, me siento en puentes colgantes bajo las batutas del desequilibrio. Un banco, me sentaré. Da igual el tiempo, el tiritar este amargo sabor. Me resisto a creer que todo ha acabado. Quiero dar fuerza a mi ser y dejarla ser feliz con aquel, con aquella…no sé…me encuentro confuso. Las ideas brotas disparatadas,  con una celeridad agresiva, descomunal. Respirar hondo. Inspiro y espiro. Espiro e inspiro. Llueve otra vez, una lluvia intermitente ante un cielo oscuro como oscuro son mis pasos perdidos por esta calle. Dejaré desvanecerme de frío, del gélido aliento del invierno. Si, invierno duro y cruel ¡Muerte¡ Miro a la muerte como si mirara ella, como si sus caricias fueran navajas afiladas absorbiendo todo lo que hay en mi ¡Muerte¡ Ojos alocados me inspiran la huída. Sí…sí, acantilados por donde mi vuelo rasgará toda la pena. No…no. No herirla. No asesinarla. Tengo que levantar, ser vertical  pisada que se evade, que se ausenta de todo lo que era ella. Llorar, no más. Tendré que reiniciar mi vida , tendré que expandirme como gas en una atmósfera distinta a la que estaba acostumbrado.  Me levanto, tiro la margarita. Mi pie aplasta la sensibilidad. La rabia se apodera de mí y no sé por qué corro y corro. Dejo la maleta, huele a ella. Llorar, no más.  Un círculo de vida nuevo. Me costará pero aprenderé. El sol es engendrado por las nubes. Me calmo y pienso…

domingo, marzo 05, 2017

ELLAS.CAPÍTULO I(NARRATIVA)

He despertado. Sí, como otras jornadas bajo el influjo de una colina lejana mirando la ventana donde mis ojos se posan en el desperezar. Los primeros rayos solares penetran y dan calor a mi desnudez. Detrás de mí, sábanas revueltas, frías, con tu cuerpo carente de tibiez para mi enderezar en los pasos del hoy. Hay algo ajeno a mí y ese eres tú. El sol me da todo eso que necesito para poderme levantarme y andar, mientras, tu, lejano en la frialdad de esa cama. Observo un cielo colosal, anaranjado, anunciado una llovizna dentro de las horas del día de hoy.  Tu maleta en un lado, ya te vas. Es mejor así y ella…también se había ido. Se marchó sin mediar palabra tras una noche en la que tú no estabas. Nuestras caricias terminaron en el fallo de una emoción del ayer ahora ofuscada. Nuestras palabras no se entendían, ella allá, yo aquí. Una confusión prolongó nuestro viaje hasta este final. Ni ella, ni tú. Ni tú, ni ella. Ahora él también se va, tras el engaño. Ya se eleva, no me mira…su maleta. Se viste y un portazo dice de la mentira, de lo hipocresía que existe en nosotros. Me invade la duda, la pena pero no el dolor. Es mejor que se vaya, que se aleje y comienzo un largo recorrido hasta el fin de su vida. Yo aquí, nos mentíamos. No. No, una máscara no puede durar tanto tiempo. Se sufre, desespera hasta llegar a lo que llegamos, lágrimas bajo ojos rajados por la ira. Basta. Ya no más discusiones dijimos anoche. Basta, adiós. El no es mi amor, el querer de la belleza en cada beso alado en sus mejillas, en su frente. Solo estábamos cavando la fosa del hoy. Sí, ese hoy que teje las olas cuando llegan a las rocas. Llueve. Se mojará…me importa a mi acaso. No, no hay perdón. Nubes grises son estampida en un pequeño instante, el avanza. Avanza sin mirar atrás, no hay perdón, no hay comprensión. Ahí va, delgado, absorto en la verdad, envuelto en capas de tristezas tal vez o tal vez no. Solo, lejos, muy lejos. Ya no lo veré más. Ni tan siquiera como un amigo. No sé que hace ahora, se detiene. Coge una margarita de un jardín y se la coloca en la oreja. Se da la vuelta. Llueve. Me mira y me guiña un ojo ¿Qué haces?, me pregunto. Sospecho que lo sabía, que todo ha sido un error ese el de disfrazarme de deseo por él. Somos ridículos…y mucho. Aquí estoy en la ventana, continua pero antes se despide con su brazo alzado.  Creo ver cierta sonrisa de entendimiento. No entiendo este clima, ahora para de llover. El sol vuelve de nuevo a ser visitante de esta mañana donde la humedad es pegajosa. Tengo frío, mucho frío. Esta casa es gélida, el viento norte siempre azotando con su látigo de granizadas. Me vestiré, pantalón vaquero y playeras. Saldré a no sé dónde. Hoy necesito de los espíritus de la brisa norteña para que amputen el ayer, ese ayer pesado, gordo tras mis espaldas.  Mi amigo, mí querido amigo....CONTINUARÁ




DUNIA SÁNCHEZ PADRÓN ©2007-2017: ABSTRAISMO(EXPOSICIÓN)

DUNIA SÁNCHEZ PADRÓN ©2007-2017: ABSTRAISMO(EXPOSICIÓN)

ABSTRAISMO(EXPOSICIÓN)


oleaje...

Oleaje. Fronteras. Invisibles cristales amputando las manos de sangre al sudor de la huída. Refugio. Calidez. Movimiento uniforme hasta el fin de los días, de las rosas invernales agotadas. Espalda. Nada. Caes en la remota estancia de rejas de ortigas caminando de sobre cenizas. Danza del fuego amparando los huecos ojos desvanecidos en el cincelar de tus lágrimas sobre muros de papel. Viento. Dualidad. Somos sonata del silencio, presas en el regazo compungido de aves sin alas. Ahora. Presente. Sentadas frente a frente, solas, con el sonido insomne del océano. Sol. Adiós. Columpios de fosas anónimas en el revés de nuestros pasos. Amor. Ida. Te quiero a pesar de las desaliñadas lejanías donde los cuerpos se nutren de apagadas caricias.

jueves, marzo 02, 2017

ALAS DE MARIPOSA...

Viento. Hace viento. Yo aquí, sumida entre barrotes de espejos cortantes. Me veo reflejada como la niña que fui ayer. Una niña tímida, temerosa a las emboscadas del circular por esta atmósfera. Ahora, estoy triste, dolida, con cicatrices eviternas. No…no curarán. Me arrancarán de cuajo de mis cimientos y seré ala herida en los horizontes donde el sol no nace. Parece que va a llover, no se decide. Y es que tengo frío, mucho frío…tanto que las gaviotas insonoras a la libertad han venido a visitarme ¡Marchaos¡, digo. Pero no quieren, se resignan como yo a estar embarcada a la deriva de mis años, de la noción del tiempo. Por qué me encierran, por qué me censura a cada palabra alzada por el temor, por la pena. Muy mal, me trajeron desde lejos con la recompensa de un mañana esbozado en la belleza de la vida, del bienestar, del equilibrio. Sí, huía y ya ves, esto es lo que soy. Mujer de mercado, mujer echada a los perros sedientos de juventud. No más. Y yo…yo ¿Dónde estoy? No quiero saber de esos posos de café que me daban la buenaventura, que me refrenaban en la excusa de la huída. Cansada, la nada se revuelca sobre mi cuerpo sucio, aborrecible y solo soy objeto de esos. Adiós a las promesas. Adiós al buen amor. Alas de mariposa diseminada sobre esta almohada arrugada, ponzoña de sueños derrotados. Ya empieza…la lluvia sutil la siento tras estos barrotes de hiel, apagados. Alas de mariposa incinerada en el devenir de las jornadas. La muerte. Sí, estoy muerta. No me ves. Gallinas descuartizadas. Sangre, mucha sangre, solo recuerdo. No, no me preguntéis más. Alas de mariposas ahogadas, asfixiadas en el tiritar de mis manos, mis piernas.

alas de mariposa...